Perú: ¿Malcricarmen presidente?

Maritza Espinoza

Tras escuchar los audios en los que María del Carmen Alva dinamita cualquier atisbo de convicción democrática, solo imaginarla presidiendo al país por un minuto, a uno le da ganas de que Pedro Castillo, con todos sus espantosos errores y (más que probables) delitos, se quede en la presidencia hasta el 2030.

Y no es para menos. La mujer que hoy preside el Congreso de la República concentra en sí todas las taras que han hecho que nuestra clase política sea la más repudiada de nuestra historia: es soberbia hasta la megalomanía, antidemocrática sin medias tintas (y no solo por la facilidad con la que invoca a los cuarteles, sino también por su demencial maltrato a la prensa), inmune a la más mínima autocrítica y —lo más grave en alguien en su posición— polarizadora a más no poder: su mundo se divide entre el “ellos” y el “nosotros”.

Pero ¿quién es el nosotros que Maricarmen Alva tanto invoca? ¿Tal vez su partido, que tiene los congresistas que tiene solo porque su candidato presidencial fue Yonhy Lescano, a quien los que hoy controlan Acción Popular tienen totalmente marginado? ¿Hablará del grueso del Congreso, una institución que no llega ni al diez por ciento de aprobación? ¿O será solo la debilidad por el plural mayestático en alguien que cree que un cargo accidental es una corona?

Sería bueno que Alva explique a quién se refiere cuando dice cosas como “el pueblo está con nosotros” (palabreja, pueblo, que suena tan prostituida en su boca, como en la de Pedro Castillo, que la usa de muletilla cada vez que su mente se queda en blanco, o sea, cada dos minutos) o la frase de sedicioso aroma que lanza en un audio reciente: “las fuerzas armadas están con nosotros”.

Es natural que alguien de autopercepción tan precaria pueda creer que tiene algún apoyo popular o alguna posibilidad de emular al dirigente acciopopulista que llegó por casualidad al poder y dejó huella. Lástima que, en el imaginario de Malcricarmen, ese alguien sea Manuel Merino y no Valentín Paniagua.

https://larepublica.pe/opinion/2022/06/08/malcricarmen-presidente-por-maritza-espinoza/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*