Obstrucción e impunidad

Sigrid Bazán

Una de las razones por la que ha resultado difícil avanzar en las investigaciones, por la que tenemos que seguir hablando de casos hace cinco, diez, doce años, es porque la obstrucción a la justicia se ha dado desde todos los flancos, con actores de todas las esferas.

Una muestra de esto: los últimos audios de Jorge del Castillo. Interceptaciones telefónicas en las que se escucha al excongresista intentando evitar a toda costa una investigación en su contra e incluso salvarse del desafuero, manipulando a su entonces trabajadora que recibía cómodamente su sueldo mientras estaba en España. “Me denuncian penalmente y me sacan del Congreso, ¿eso es lo que quieres?”, se escucha decir al entonces parlamentario aprista, de tal manera que no terminó siendo investigado en su momento. Si eso no es obstrucción…

Recordemos el caso de los narcoindultos. ¿Por qué tenemos que regresar en el tiempo y hablar de un caso que se dio durante los años 2006-2011 (gobierno aprista), pero que supuestamente se investigó en la Megacomisión y quedó en nada? Porque resulta que había mucho y que quienes lograron destruir el trabajo de la Comisión que lideró el entonces congresista Sergio Tejada solo intentaban salirse con la suya, manipulando testigos, por ejemplo. Nuevamente, Jorge del Castillo y miembros del partido aprista habrían estado involucrados en presionar a uno de los testigos claves de esta investigación para que cambie de versión y finalmente desaparezca.

Para recordar un poco, estamos hablando de 104 indultos humanitarios de los cuales 70 correspondían al delito de tráfico ilícito de drogas, 128 indultos comunes en los que hubo dos por drogas y 5.246 conmutaciones de pena (que terminaron en la liberación de los sentenciados) de las cuales 3.207 eran sentenciados por el mismo delito vinculado al narcotráfico. Todo esto sin consecuencia.

Quizá uno de los más claros y graves casos de obstrucción, por su vigencia, sea el de Keiko Fujimori. La señora salió libre, pero la Fiscalía ya alista un nuevo pedido de prisión preventiva. No solo porque esta semana será clave para nuevas revelaciones sobre el caso Lava Jato, sino porque cada vez parecen más claras las coordinaciones entre Keiko y el ex fiscal de la Nación, a quien incluso le habría ofrecido entregar la agenda de PPK. ¿Cómo obtuvo un documento así? Lo mismo en cuanto a su cercanía a jueces clave para su caso, como César Hinostroza. Aún queda mucho pan por rebanar.

https://larepublica.pe/politica/2019/12/11/obstruccion-e-impunidad-sigrid-bazan-generacion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*