La OMS debe convocar una reunión de científicos

Oswaldo de Rivero

LA PANDEMIA NO VA DESAPARECER

La pandemia se está politizando. La gente quiere trabajar, quiere vivir una vida normal y los políticos van cediendo ante esta presión, que es comprensible pero que no es científica. Y así las me­didas de contención como la cuarentena, la distancia social y las pruebas, que son científicamente necesarias, debido a la alta tasa de mortalidad, se van relajando bajo la presión popular.

Los más destacados epidemiólogos consideran que esta tendencia de abrir la economía sin parámetros científicos va hacer que la pandemia rebrote con fuerza convirtiendo a las economías nacionales en una suerte de pirámides Mayas que producirán millones de sacrificios humanos para calmar a la diosa economía.

Según los epidemiólogos, a partir de setiembre habrá de nuevo altas cifras de hospitaliza­ción y mucha mortalidad. En una palabra, el mundo tendría que adaptarse a esta nueva terrible normalidad, de vivir produciendo pirámides de sacrificios humanos para mantener la actividad eco­nómica, salvo que la propuesta de una reunión de los prestigia­dos epidemiólogos del mundo, auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tomen tres medidas:

La primera medida, sería establecer las precondiciones científicas que permitan la apertura gradual de las economías nacionales.

La segunda medida, sería recomendar los tratamientos que han servido para mitigar la pandemia, bajando sus tasas de mortalidad. Los científicos inter­cambiarían información y trasmitirían al mundo que terapias están salvando vidas.

La tercera medida acordar obtener una vacuna lo más pronto posible. La reunión de científicos informaría en qué estado está la investigación de la vacuna, que laboratorios investigan y que hay que hacer para tenerla lo más pronto posible y a bajo costo,

Estas son las tres únicas medidas que nos puede salvar de una horrible nueva normalidad, como sería convivir negociando aperturas económicas con una pandemia que sigue siendo letal.

Sin duda, las bases científicas para la apertura de las economías, la mitigación de la pandemia con nuevas terapias para hacerla menos letal y la investigación de la vacuna para no contraer el Coronavirus, están en las manos de los científicos y no de los políticos.

El mundo necesita a gritos una reunión de los mejores epidemiólo­gos para logar estos tres objetivos. La pandemia es planetaria y necesita una respuesta también planetaria, que solo la puede dar la ciencia, no la política.

No se necesita hacer una gran conferencia que podía ser contagiosa, sino tan solo una reunión de una semana con los más eminentes epidemiólogos. Un grupo selecto que no pasaría de veinte. Y que, sin duda, la OMS conoce quienes son.

La reunión la organizaría la OMS, bajo los protocolos contra la infección que tiene hoy esta organización para su personal. Inclusive, podrá hacerse con mascara profesional N 95, si es necesario. También, si eventualmente hay riego de con­tagio la reunión científica podría hacerse a través de una serie de reuniones interactivas por Televisión a la distancia, que durarían también una semana.

Los resultados de la reunión, sobre mitigación de la infección del Corona virus COVID19, se trasmitiría a todos los países miembros de la OMS, y servirían como guía a los gobiernos. También, la información sobre la marcha de la vacuna seria trasmitida a estos.

En el caso de la vacuna, sería necesario que los científicos decla­ren que la vacuna sería patrimonio común de toda la humanidad. En otras palabras, no sería la propiedad intelectual de ningún laboratorio y convertirse así en una mercancía cara de la gran industria farmacéu­tica. En este sentido, la distribución de la vacuna producida en los labo­ratorios estaría en manos de la OMS, al más bajo costo posible.

El Perú podría pedir a la OMS que convoque esta reunión de científicos. La Cancillería al hacerlo se ría enaltecida por esta iniciativa humanitaria.

El primer ministro del Reino Unido, Johnson ha propuesto una cumbre de jefes de estado para tratar la Pandemia. Esta es una mala idea porque va a politizar aún más la pandemia, puesto que hará que los jefes de estado defiendan sus modelos para no quedar mal ante el su pueblo y el mundo. Todo terminara en un comunicado políticamente negociado.

Hoy, el mundo entero pide ciencia, no política para no caer en la nueva terrible normalidad de mantener la actividad económica con miles de sacrificios humanos. Sin duda, esta nueva normalidad es un problema global que ne­cesita la cooperación de los más destacados epidemiólogos del mundo, ya que el virus no reco­noce fronteras ni hemisferios.

www.diariouno.pe/columna/la-oms-debe-convocar-una-reunion-de-cientificos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*