El Estado ausente

César Lévano

Hace años, Mariano Grondona, el argentino que es uno de los adalides del neoliberalismo en América Latina, visitó el Perú. Acá dialogó intensamente con los neoliberales peruanos. Al volver a su patria escribió un artículo notable en que reprochaba a sus homólogos peruanos un error de visión: el no haberse dado cuenta de que en el Perú el problema no era el poder excesivo del Estado, sino la debilidad, y a veces la ausencia, del Estado.

Pruebas de la ausencia o endeblez del estado peruano se dan a cada paso. Bagua, por ejemplo. ¿Hubiera ocurrido la orden asesina de Palacio, de desalojar a sangre y fuego a los amazónicos, si hubiese existido una autoridad local seria? Otro caso: los insumos químicos de la droga. ¿Hubieran podido crecer la producción y la distribución de la cocaína si hubiera existido un Estado eficiente, y no una red de corruptos, que aprovechan de un Estado débil, cuando no cómplice?

Jorge Basadre precisó que la derrota del Perú en la guerra del Pacífico se debió a dos causas: el Estado empírico y el abismo social.

El Estado ha sido manejado desde la época colonial y bajo la República por camarillas y grupos de presión que actúan a favor de oligarquías criollas e intereses transnacionales.

Cuando El Comercio pone el grito en el cielo porque el candidato Ollanta Humala plantea revisar contratos y concesiones, el clamor del diario es la voz de uno de sus directivos, que lo es también de la empresa aérea Chilena LAN.

¿Y en qué país del mundo se ha visto que un señor separado de la universidad por haber desaprobado todos los cursos resulta nombrado ministro de Educación? He ahí el Estado empírico.

La propia lucha contra los grupos armados que protegen el narcotráfico en la selva revela la ineficiencia del estado peruano, y su pútrida armazón. Hace meses acogimos en este diario la información de oficiales de la Marina de Guerra, que se quejaban de que los enviaban a la selva con helicópteros cuyo blindaje equivalía “a latas de leche Gloria”. ¿Dónde estaba la preocupación del Estado, el presupuesto del Estado?

No se trata de predicar una estatización general, y menos una estatización totalitaria.

Giovanni Sartori, el gran politólogo liberal italiano, profesor de las universidades de Florencia en Italia y Columbia en Estados Unidos, autor de libros tan autorizados como Teoría de la democracia y Homo videns, ha estampado en ¿Qué es la democracia? conceptos concluyentes.

Dice ahí: “Que quede claro: el Estado y los gobiernos han intervenido siempre en las cuestiones económicas. El mismo laissez faire fue el resultado de intervenciones contra impedimentos a los cambios; la industrialización ha sido sostenida, en muchos países, gracias a intervenciones proteccionistas, y los Estados ‘liberadores’ intervienen en el libre mercado para ‘liberarlo’ de pecados monopolistas y de otros males.”

http://www.diariolaprimeraperu.com/online/columna-del-director/el-estado-ausente_82736.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*