La globalización, el neoliberalismo y el túnel del tiempo


Juan Garcia Calero
La lucha contra la globalización no es exclusiva de un pensamiento
o de una bandera política o de un territorio geográfico, es una cuestión de supervivencia
de la raza humana. O la humanidad o el neoliberalismo.
Subcomandante Marcos

Haciéndome eco de las palabras del subcomandante Marcos y observando hacia donde camina el mundo, con los desmantelamientos de los Estados-Nación iniciados en el periodo 1989 y la frase de Francis Fukuyama “el fin de la historia”, donde coincidía con la caída del muro de Berlín y los llamados regímenes comunista de Europa oriental y la represión de las protestas China en plaza de Tiananmén como una expresión del retroceso social y económico llevado a cabo después de la muerte de Mao hacia un capitalismo de Estado, controlado por él partido único (PCCh) con unas fuertes contradicciones en el seno de la organización más poderosa del mundo con más de 100 millones de afiliados. La protesta se inicia como consecuencia de la incoherencia de las elites del partido y la sociedad que pedía más revolución y más participación de los ciudadanos en las tomas de decisión, mientras los militares sofocaban violentamente esta ola de protestas.

El doctor Fukuyama delegado del departamento de Estado de EEUU. y economista, decía por aquel entonces: que fuera del neoliberalismo no hay salvación. Hemos llegado al final de la historia. No hay otra posibilidad, no hay otra salida más que el neoliberalismo. Todas la demás ideologías fracasaron. Lo que sirvió en las décadas pasadas fue un sueño que no soluciona nada. El capitalismo neoliberal es el único sistema capaz de producir riqueza, trabajo y bienestar social (¿el fin de la historia?).

Que lejos estuvo de la realidad en aquellos momentos este señor, implantando este proceso en Latinoamérica, fue un estrepitoso fracaso y un retroceso socio-económico histórico, dejar a los mercados desregulado sin la intervención de los Estados es firmar la pena de muerte para miles de millones de seres humanos donde la pobreza se multiplica y la llamada democracia sale por la ventana.

La crisis cíclicas que se ha dado a largo del siglo XX es fruto de esas políticas neoliberales que el capitalismo de Estado en su fase terminal o en punto muerto se está desarrollando con el beneplácito de los Estados-Nación, todo en nombre del dios mercado.

En pleno siglo XXI un tsunami económico producido en el 2008 con la quiebra Leman Brothers en EEUU. hizo caer toda la estructura económica de EEUU y el mundo, sobre todo los países periféricos de Europa como España, Grecia, Portugal e Irlanda, los niveles de vida descendieron hasta máximos históricos, el desempleo aumentó en toda Europa hasta llegar al 13% de media. La adopción de las políticas de austeridad implantadas por la locomotora alemana, la troica y el banco Central europeo con la complicidad de los gobiernos de la periferia europea, siguen estrangulando la economía sobre todo España donde el paro asciende 6,5 millones de personas, la pobreza alcanza ya el 40% de la población española, la destrucción de empleo sigue su curso, la privatización de los servicios comunes o públicos como: la Sanidad, educación y demás ponen en riesgo la salud de personas con enfermedades crónicas con un repago de los medicamentos, ambulancias, etc. que ahora con la subida del IVA al 21%, acompañados de las tarifas de las energías que desde el 2002 han experimentados un 73% de subidas. En cuanto la educación y la cultura se mercantiliza. Desde que tomó el poder el PP o partido Popular parte de la España que conocíamos está destruida, la economía sigue estancada y posiblemente caiga aun más.

Por hacer historia de una realidad consentida nuestra economía basada en la construcción de viviendas y en alza de precios de las mismas haciendo crecer la burbuja artificialmente, manipulando los precios intencionadamente con el gobierno del Sr. Aznar, donde parte del sector financiero interior y exterior se implicaron de manera directa, no solo en la construcción desmesurada de viviendas si no en obras faraónicas de dudosa construcción y poco viables comercialmente, donde parte del dinero publico gastado en cantidades desorbitadas les suponían grandes gratificaciones de comisiones ilegales que ganó el PP en dinero de origen B o negro donde estas elites políticas sacaron un buen pellizco con la complacencia del ministerio de Hacienda, todo una corrupción organizada de forma mafiosa donde todo el Estado está inmerso en un escandalo de dimensiones enormes, un verdadero fiasco para las clases trabajadoras que tributan unos impuestos exagerados comparados con las rentas de capital y grandes corporaciones. El resultado de la explosión de la burbuja inmobiliaria ha sido una brusca caída de la demanda y de los precios, que según la APCE empezó en diciembre del 2007 y aun continuaba en el 2011, con caídas de en la demanda superiores al 40%, y en el 2012, cuyo primer trimestre había registrado la mayor caída del precio de la vivienda de toda la democracia. Todo ello provocado por la incapacidad de mercado para absorber la enorme la enorme oferta de viviendas construidas y vacías disponibles. Ese cambio de ciclo inmobiliario español ha tenido lugar por factores internos y externos: por un lado la falta de liquidez del sistema financiero, causada por la crisis de las hipotecas suprime en EE.UU en agosto del 2007, y por otro, por el deterioro interno de la economía española, la falta de financiación y el agotamiento del modelo de crecimiento (basado en el ladrillo), al reducirse los retornos de la inversión (provocando la salida de los especuladores) y contenerse el crédito. En julio del 2011, había perdido el 25% de su valor de máximos del 2007 cayendo desde entonces en el corto y medio plazo, la falta de solvencia y liquidez del sistema bancario español y un aumento espectacular del paro. Cuando explota la burbuja inmobiliaria todos los sectores económicos quedan paralizados fiel reflejo del pinchazo de la burbuja. Las consecuencias fue el aumento de desahucios de los hogares españoles, se convierte en la pesadilla de las familias españolas. Si bien la Constitución española garantiza el su articulo 47 el acceso a una vivienda digna y ordena a los poderes públicos evitar la especulación del suelo, y a pesar de la relajación en las condiciones para adquisición de prestamos hipotecarios y del aumento de unidades residenciales puesta a la venta, los precios elevados han impedido durante el periodo 2008-2013, para una parte importante de la población que no tubo el acceso ni en régimen de alquiler a la vivienda, especialmente por su edad antes del comienzo del ciclo alcista. Todo un despropósito de los partidos mayoritarios, PSOE y PP que pasaron por el gobierno de España y siguen alternándose en las labores de gobierno.

Tratado de Maastricht y entrada en el Euro. La integración de España a este tratado en el año 1991 de la mano del presidente del gobierno, Felipe González Márquez fue la renuncia más drástica de una llamada izquierda resignada a no ocupar un espacio político independiente contando con las fuerzas del trabajo, es un claro retroceso de los derechos de los trabajadores, así se consumía las aspiraciones del gran capital con una disparidad salarial que benefician a las empresas privadas.

La negativa de la UE a desarrollar unas verdaderas política comunes para ayudar a los nuevos miembros en la reducción de sus desventajas con respecto a los países europeos más fuertes, contribuyó reforzar unas disparidades estructurales perjudiciales en el proceso de integración. Estos tratados europeos fueron concebidos para servir a los intereses de las grandes empresas privadas, que aprovechan la desigualdad de las economías de la UE, para aumentar los beneficios y reforzar su competitividad.

La Entrada de España en el Euro. Cuando se implantó el euro, la moneda alemana fue subvaluada (por orden de Alemania) y, en cambio, las monedas de los países más débiles fueron sobrevaluadas. Esto hizo más competitivas las exportaciones alemanas en el mercado de los otros países europeos, y los más débiles de entre ellos resultaron particularmente afectados (Grecia, Portugal, España, países de Europa Central y del Este…). Para España supuso la merma del poder de compra y una reducción del salario real, hace que la economía de los hogares españoles se resienta y no se llegue a final de mes.

Si no queremos terminar devorados por este comienzo de ciclo-destructor no podemos delegar ni confiar en ningún partido político del arco parlamentario que lleva chupando silla en el Congreso Diputados más de 30 años integrados en el sistema capitalista, sin plantearse salir de él. Tenemos que confiar en la capacidad de nosotros mismos para organizarnos en un frente común de luchas que tambalear las estructuras del poder que se apodera de nuestras voluntades a base de miedo, “dejemos de marear la perdiz”, no hay otra solución ni alternativa o devoras o te devoran, esa es la cuestión o nuestra razón de ser.

No se puede ceder ante esta situación, no podemos permitir que los mercados esas élite que por decir una cifra supone el 1% de la población mundial viva con grandiosa riqueza y tenga además cuantiosos beneficios a costa de nuestra pobreza, este nuevo proceso de degradación humana a llegado al límite de las contradicciones, debemos poner fin nosotros los pueblos de este inmenso mundo.

Se publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*