Alternativas frente al cambio climático

Pedro Francke

La tierra se está calentando y debemos parar la subida del termómetro. De lo contrario, el costo para el Perú alcanzará el 6% del PBI al 2030 y 20% al 2050, según un estudio del BCR. A nivel mundial, el Informe Stern del Reino Unido también calcula una pérdida del PBI de 20%, el que podemos evitar usando 1% del PBI mundial actual.

Hay alternativas. Hay que darle prioridad en la promoción de la economía a las actividades sostenibles y limpias, en particular a la agricultura familiar, el turismo sostenible, la industria responsable, la pesca para el consumo humano, el biocomercio y los productos orgánicos, los servicios de tecnologías modernas y alta productividad, las nuevas energías limpias.

Servicios que sostienen derechos básicos como la salud, la educación y la seguridad social son también actividades poco contaminantes, y aunque muchos no lo piensen, son también parte de la producción nacional y el PBI. Hay que ampliar sustantivamente su alcance y cobertura, mejorado su gerencia y dando poder a la ciudadanía organizada para que cogestione y vigile.

Debemos detener la deforestación y usar los bosques de manera sostenible, lo que puede ser más rentable en el mediano y largo plazo si investigamos y aprovechamos la biodiversidad que albergan. Los pueblos indígenas y los campesinos, que hoy cuidan esos recursos, deben ser aliados y no enemigos como los consideran hoy las petroleras y mineras abusivas. Nuestra agua es muy importante y reposa en un delicado equilibrio, y por eso debemos cuidar las fuentes de agua y los glaciares.

En las ciudades tenemos que cambiar nuestro transporte para reducir la cantidad de humos que echamos al aire, y de paso tener una vida más saludable. Más caminatas, más bicicletas, más transporte público masivo con energías limpias. Hay que ampliar nuestras áreas verdes y cuidar el agua. Ahorremos energía, ayudando a nuestros bolsillos cambiando focos por los ahorradores y diseñando construcciones eficientes en el uso de energía.

En suma, hay que cambiar el sistema para que no cambie el clima, con un nuevo sentido de la vida social. Frente al individualismo extremo debemos reforzar la vida comunitaria con respeto a las libertades, todas ellas, mayor autoconsciencia de nosotros y nuestro futuro. Es lo que llamamos Buen Vivir.

http://diariouno.pe/columna/alternativas-frente-al-cambio-climatico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*