Estados Unidos sigue buscando torcerle el brazo a América del Sur

Ilka Oliva Corado
 
“Ningún pueblo puede construir futuro sin alegría, por eso siempre quieren ver tristes a los pueblos. Estamos tercamente empecinados en brindar alegría.” –Cristina Fernández.

Con un modelo de combate propio del imperio norteamericano que las puñaladas las pega por la espalda, ha fracasado nuevamente el intento de golpe de Estado en Venezuela, y de desestabilización a los gobiernos de Cristina y Dilma.

Ellos –capitalistas- vienen tejiendo la telaraña por todos los medios posibles, entre estos se cuentan los que descaradamente tergiversan la información en Estados Unidos, anote a: Univisión con todos sus noticieros y en especial el programa Al Punto, conducido por el periodista ultraderechista Jorge Ramos, le sigue CNN en Español, y Telemundo. Estos medios de habla hispana atacan todos los días, con cortos informativos que los hacen ver como emergencia mundial, una nota muy bien arreglada en el noticiero central para desprestigiar todo avance sudamericano. Los triste es que los televidentes se tragan la píldora dorada. No asombra que en su mayoría los venezolanos emigrados oligarcas vivan en Miami y sea ése su centro de ataque, al igual que el de los cubanos obedientes a la Casa Blanca.

Al Punto, hace unas semanas estuvo anunciando en exclusiva una entrevista con el ex presidente Pastrana, el tipo desembuchó todo el odio que le tiene a Venezuela. Habló de una crisis humanitaria que tiene al pueblo de rodillas. De una dictadura, por supuesto inexistente. Los intentos de golpe de Estado en Venezuela ya no asustan a nadie, son patadas de ahogado.

Como no pudieron con los fondos Buitre, ahora le embrocan a Cristina una imputación por el caso Nisman, que por supuesto le dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Pero ni uno solo de esos medios anuncia los avances que ha tenido Argentina gracias a los gobiernos de Néstor y Cristina. A quienes acusan abiertamente de populistas y como las masas mundiales se dan tres golpes de pecho, lo ven como pecado capital. A Cristina le critican la elegancia –la belleza natural- y lo burguesa. Ella no se tiene que disfrazar de Mujica para realizan cambios significativos en su país. Pertenecen a clases sociales distintas y han demostrado con hechos que los cambios son posibles.

El 11 de febrero decía Cristina en el Patio de las Palmeras: “¿Saben qué? El odio, el agravio, la infamia, la calumnia se los dejamos a ellos; nosotros nos quedamos con la Asignación Universal por Hijo, con las jubilaciones, con el matrimonio igualitario, con la ampliación de derechos, con los convenios colectivos de trabajo, con el mejor salario mínimo, vital y móvil de toda la historia, con la industria nacional, con las inversiones en infraestructura, con la educación, con las universidades, con los científicos, con las escuelas, con los chicos.” Y es cierto, nada de labias, son puras acciones.

Que no quepa duda que Estados Unidos ya está viendo de qué manera puede derrocar al recién elegido gobierno de izquierda en Grecia. Pronto veremos también los cortos en los noticieros y al presiente de turno pidiendo autorización al Congreso para bombardear Grecia y colgar al nuevo dictador justo como lo hicieron en Irak. Ya estarán en creaciones para transportar el mar Egeo a Estados Unidos o es capaz hasta para levantar bandera en las islas Santorini y volverlas un Estado más, así como tienen a Puerto Rico.

Me llama mucho la atención como centroamericana, que los gobiernos sudamericanos progresistas sean tan unidos y cuando tocan a uno salten los otros en su defensa. Qué ejemplo de solidaridad que jamás veremos en Centroamérica, allá solo se juntan para recibir los millones que les pasa Estados Unidos con la coartada de la migración masiva de niños.

Hoy es Venezuela como ayer fue Cuba, hoy es Argentina y Brasil como pronto puede ser Bolivia, Uruguay, Ecuador y Chile –de Bachelet-. Cómo olvidar la destitución del presidente Lugo en Paraguay, también la de Manuel Zelaya en Honduras. La diferencia entre Centroamérica y Sudamérica es el pueblo, que mientras uno resiste el otro adormece en la dejadez.

Las declaraciones de Maduro son precisas: el documento que iban a leer los golpistas fue redactado por un funcionario de la Embajada de Estados Unidos en Venezuela. ¡Aguas, Cuba! Entre los planes estaba el de bombardear el edificio de teleSUR y acabar con las más de 800 personas que hacen posible su existencia. Lo de bombardear el Palacio de Miraflores es más que obvio. Por su parte Diosdado Cabello también informó de un plan desarticulado en el año 2014 en el que la derecha planeaba – por medio del alcalde metropolitano Antonio Ledezma y el diputado Julio Borges- asesinar a Leopoldo López para crear caos en el país. No hay que dudar que siga en pie.

¿Alguna similitud con el caso Nisman en Argentina? ¿O con el caso Rosenberg en Guatemala cuando Álvaro Colom era el presidente? Vea usted que utilizan la misma técnica.

Los medios de ultraderecha hablan de la “crisis humanitaria” en Venezuela, pero jamás mencionarán la recién inaugurada Ciudad Socialista Hugo Chávez de Valencia, en el departamento de Carabobo. Se entregaron 3,456 apartamentos y se espera que lleguen a las 40,000 viviendas. Dígame usted, ¿qué gobierno de derecha hace esto? En palabras de Maduro: “no se trata de construir por construir, se trata de construir para reconstruir la patria.”

Mientras tanto en Brasil, Aurelius Capital Management, que quiso darle un tiro en la sien a Argentina, con el fondo Buitre, hoy ataca a Brasil y va directo a la compañía petrolera Petrobras. Es que a estos aún no les pasa el trago amargo de la formación de BRICS.

Así es pues que Sur América no se puede descuidar ni un instante porque Estados Unidos ataca, y no actúa solo. Tiene a sus secuaces Canadá, Reino Unido y Alemania. Que para no ir tan lejos estaban al tanto del golpe de Estado que ya daban por hecho en Venezuela. Del plato a la boca, se les cayó la sopa y no pudieron –como dijo Obama- “torcerle el brazo a La Patria Grande.” Pobres conspiradores, han de estar hasta con diarrea, pero si gustan desde Sur América les podemos enviar un su cargamento de olotes, para que no quepa duda que hasta en las causas humanitarias también podemos con los bribones.

Se publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Un artículo de antología

José Steinsleger

Por culpa de Martí, llevo medio siglo de pensar y escribir acerca de las cosas de nuestra América, sintiéndola como un todo. Habiendo concluido, por ende, que de los barrios bravos de Los Ángeles hasta el punto geográfico que el lector guste de señalar, es imposible entender sus códigos con las estrechas miras del aldeano vanidoso.

Vaya… parece que después del rutinario bombardeo de información tóxica, de los trascendidos y hechos que los medios hegemónicos distorsionan día a día, a más de la letanía de análisis políticamente correctos, pero que son más de lo mismo, amenazamos con darle cuerda a lo reflexivo.

Ni tanto. Sin embargo, algo de eso fue lo que pasó, tras el alud semanal de textos que toca revisar, con el incierto afán de separar la paja del trigo. Por ejemplo: adivine usted, a juicio de la revista de negocios América Economía, cuáles son los peores ministros de la región. ¡Adivinó! El venezolano Rodolfo Marco Torres y el argentino Axel Kicillof.

¿Y el mejor? Ahí cuesta más adivinar, porque los magnates de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) los eximen del satanismo mediático. Pues entérese: ¡el panameño Dulcidio de la Guardia! Obvio: Torres y Kicillof impulsan políticas económicas populares, y Dulcidio (¿así le dicen?) forma parte de un gobierno que evoca las épocas de gloria del imperio yanqui en el país canalero.

¿Que qué me pasó, entonces? Pasó que encontré una perla: el artículo “Estados Unidos sigue buscando torcerle el brazo a América del Sur”, firmado por la escritora guatemalteca Ilka Oliva Corado.

Ficha de Ilka, tomada de su bitácora personal, Crónicas de una inquilina: nació en Comapa (pueblo del departamento de Juliapa), el 8 de agosto de 1979. Desde muy niña vendía helados en el mercado de Ciudad Peronia, en la periferia de la capital guatemalteca.

Sigue: “se graduó de maestra en Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de sicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de viajar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora, en el estado de Arizona. Actualmente es corresponsal de Resumen Latinoamericano, y ha publicado artículos de opinión en Adital y Rebelión. Una nube pasajera que bajó a su ladera la bautizó como ‘inmigrante indocumentada con maestría en discriminación y racismo’”.

No tengo el gusto de conocer a Ilka, pero me conmovieron sus tres páginas de lucidez y concisión, digna de la mejor prosa política de Martí y en las que fija, con claridad, el nuevo fracaso del imperio en el “…intento de golpe de Estado en Venezuela, y de desestabilización de los gobiernos de Cristina y Dilma”.

Dice: “Hoy es Venezuela, como ayer fue Cuba; hoy es Argentina y Brasil como pronto puede ser Bolivia, Uruguay, Ecuador, y Chile –de Bachelet–. Cómo olvidar la destitución del presidente Lugo en Paraguay, también la de Manuel Zelaya en Honduras…”

Añade: “…el documento que iban a leer los golpistas (venezolanos) fue redactado por un funcionario de la embajada de Estados Unidos en Venezuela. ¡Aguas, Cuba! Entre los planes estaba el de bombardear el edificio de Telesur y acabar con las más de 800 personas que hacen posible su existencia…Por su parte, Diosdado Cabello también informó de un plan desarticulado en 2014 en el que la derecha planeaba –por medio del alcalde metropolitano Antonio Ledezma y el diputado Julio Borges– asesinar a Leopoldo López (líder fascista preso por conspiración violenta), para crear caos en el país…”

Ilka no nos deja respirar: “¿Alguna similitud con el caso Nisman en Argentina? ¿O con el caso Rosenberg en Guatemala cuando Álvaro Colom era el presidente? Vea usted que utilizan la misma técnica… Mientras tanto en Brasil, Aurelius Capital Managment, que quiso darle un tiro en la sien a Argentina con los fondos buitres, hoy ataca a Brasil y va directo a la compañía petrolera Petrobras. Es que a esto aún no les pasa el trago amargo de la formación del BRICS”.

Con respecto a Argentina, apunta: “Como no pudieron con los fondos buitres, ahora le embrocan a Cristina una imputación por el caso Nisman, que por supuesto le dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Pero ni uno solo de esos medios anuncia los avances que ha tenido Argentina gracias a los gobiernos de Néstor y Cristina… A Cristina le critican la elegancia –la belleza natural– y lo burguesa. Ella no se tiene que disfrazar de Mujica para realizar cambios significativos en su país…”

Rescato y pondero el texto de Ilka como ejemplo de que, por fuera de la palabrería seudoacadémica, las nuevas generaciones de luchadores sociales tienden a ubicarse, con amplitud y generosidad, en las antípodas del chovinismo de izquierda. Y de un sectarismo que, a la postre, cosechó su descrédito con no pocas derrotas, oportunismos y dolores.

http://www.jornada.unam.mx/2015/02/25/opinion/029a2pol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*