Fujiaprismo bruto y achorado

Augusto Álvarez Rodrich

La sentencia ‘tú no has cambiado, pelona, sigues siendo la misma’ que le endilgaron a Keiko Fujimori se sigue confirmando, revelando un ADN autoritario especialmente cuando, como ahora, siente que tocan sus intereses particulares y subalternos.

Como al final de la última campaña, cuando la desesperación de FP le llevó a deformar unos audios al más puro estilo montesinista, ahora que avanzan las investigaciones a Keiko Fujimori y Joaquín Ramírez, el neofujimorismo vuelve a la demolición de instituciones como hace dos décadas.

FP parece aterrado por el interrogatorio que el fiscal José Domingo Pérez le hará en Curitiba a Marcelo Odebrecht sobre las anotaciones en su agenda que podrían comprometer a Keiko Fujimori y Alan García; y por la reapertura de la investigación por lavado de activos del narcotráfico al ex congresista Joaquín Ramírez, quien también fue secretario general de FP y gran financista de Keiko.

Si se siguiera los estándares aplicados a Ollanta Humala y Nadine Heredia, Keiko Fujimori, Joaquín Ramirez y Alan García podrían ir a la cárcel, pero el fujiaprismo ha decidido que los tres son intocables advirtiendo a varias instituciones lo que puede suceder si no respetan su orden.

Primero, con la acusación constitucional al fiscal de la nación Pablo Sánchez mediante el fujiaprista Daniel Salaverry, quien ya adelantó que van por su destitución acusándolo de presidir una organización criminal.

Segundo, con un arbitrario proceso de destitución a cuatro miembros del Tribunal Constitucional por interpretar hechos y normar, algo que es inherente a la función jurisdiccional.

Tercero, aceptando una denuncia en la subcomisión de acusaciones constitucionales que preside una inimputable Karina Beteta, contra el ministro Carlos Basombrío por ser ‘ideólogo’ del MRTA porque unos terroristas leían libros suyos.

Cuarto, obligando al presidente Pedro Pablo Kuczynski a declarar ante ese instrumento de chantaje que es la comisión lava jato, gracias a la interpretación auténtica de una comisión de constitución presidida por una abogada especializada en intereses pesqueros que deambula por la constitución, en contraposición a la opinión de constitucionalistas respetables como Aníbal Quiroga, Víctor García Toma o César Landa.

Quinto, con la iniciativa de Mauricio Mulder para que la bancada fujiaprista siga jugando bowling con el gabinete sin riesgo a perder su curul.

Ya saben: el Fujiaprismo Bruto y Achorado está en marcha para que Keiko, Joaquín y Alan sean intocables.

http://larepublica.pe/politica/1142372-fujiaprismo-bruto-y-achorado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*