Chlimper, fujimorismo y la impunidad

Claudia Cisneros

Esta semana el Perú ha vuelto a ser herido por la persistente corrupción de las esferas política y judicial. La jueza Rosa Zuloeta Asenjo, del 41 Juzgado Penal de Lima, ha exculpado a José Chlimper de uno de las acusaciones más escandalosos de manipulación periodística. Que la jueza haya dejado, por ahora, libre de polvo y paja a los acusados conspiradores de editar el audio de las declaraciones de un testigo de la DEA que comprometía a Keiko Fujimori y su campaña es en sí otro escándalo.

Con esta vergonzosa exculpación, el lumpenesco fujimorismo se anota varios puntos a su favor cual juego de billar que emboca varias bolas con una sola movida. Y es que fue esa acusación de la manipulación de los audios lo que terminó de hundir a Keiko en la campaña, por supuesto con ayuda de la fuerza anticorrupción que salió a las calles a jugarse todo por el Perú, que en términos políticos significaba denunciar más alto, más fuerte y sin pausa, los oscuros nexos y oscuros manejos de la banda liderada por la hija del condenado Fujimori.

Recordemos que en ese momento de la campaña ya se había hecho pública la denuncia, desde la cadena noticiosa internacional Univisión, de que la DEA (Agencia de Contradrogas de los EEUU) investigaba a Joaquín Ramírez por lavado de dinero que no es otra cosa que tener mucho dinero obtenido ilícitamente y que no se puede justificar con los ingresos de la persona. Y Joaquín Ramírez, principal financista de Keiko, estuvo codo a codo con ella toda la campaña, “donando” e inaugurando grandes iglesias en provincias, losas deportivas, “donando” sus propiedades como casas de campaña y sus numerosos vehículos para transporte de las delegaciones de campaña y de la misma Keiko Fujimori. ¿De dónde tantísimo dinero?, se preguntaban todos entonces. Ramírez respondió que se había hecho millonario haciendo combi y por su puesto nadie le creyó. Se conoció también que cuando la Fiscalía peruana le abrió investigación en el 2014 y esta exigió sus libros contables para verificar su conversión de chofer de combi a millonario, Ramírez reportó haber “extraviado” toda documentación en un accidente de tránsito. Y cuando Univisión hizo públicas las declaraciones del piloto Vásquez los fujimoristas sabían que tenían que jugarse el todo por el todo. Entrábamos a la recta final de la campaña presidencial y Jesús Vásquez, el piloto testigo de la DEA contó a Univisión que Joaquín Ramírez, secretario de Fuerza Popular, le confesó que Keiko Fujimori le asignó lavar 15 millones de dólares en activos.

Es allí donde entra en acción Chlimper, acusado por haber manipulado audios del piloto Vásquez para que pareciera que se echaba atrás en la denuncia como si esta hubiera sido falsa. Pero el fujimorismo, acusado de intentar difundir ese audio desde un pequeño programa de TV en Panamericana en el que dos conductores fungían de periodistas funcionales al fujimorismo, no contaba con que una joven periodista, Mayra Albán, dignificara el ejercicio de la profesión denunciando la manipulación de los audios difundidos en ese programa. Mayra Albán, entonces reportera de ese programa, entregó a la justicia evidencias de la manipulación, correos originales y USBs. Y aun así la “jueza” ha exculpado a Chlimper y compañía. Aún más, recientemente Albán ha dicho desde Twitter que “en el USB (entregado) figuran correos outlook con audios (originales) que se enviaron al correo del Sr. Chlimper. ¿Cómo es que entonces dice la resolución que no hay pruebas o indicios que aseguren el “contenido exacto” que llegó mediante el correo?”.

Este fallo juega en contra de la lucha anticorrupción en el Perú y en favor del oscuro fujimorismo en varios sentidos. Por un lado, con este enjuague de barro, Chlimper y sus cómplices intentan una recomposición de su imagen que quedó en el inframundo en el que están habituados a actuar. Pero además, Chlimper y el fujimorismo pueden (y de hecho han empezado a hacerlo) usar este enema para seguir argumentando que les robaron las elecciones (ya que ellos saben y aceptan que este tema fue determinante). Así, con esta temporal puñalada el sistema de justicia se sigue desprestigiando, al igual que el fujimorismo. Pero al menos tienen por un rato una coartada para tergiversar en medios amigos la verdad, como es su costumbre hacer. Que no canten victoria sin embargo, porque la DEA sigue su investigación, y la fiscalía así como el piloto Vásquez van por la apelación. Las calles están en lo suyo. El fujimorismo, al final como los malos en las películas, siempre va a perder.

https://larepublica.pe/politica/1241502-chlimper-fujimorismo-impunidad

Un comentario sobre “Chlimper, fujimorismo y la impunidad

  • el 18 mayo, 2018 a las 3:03 pm
    Permalink

    Mas temprano que tarde Keiko acabara en la carcel, y ese dia sera de fiesta Nacional. Viva el Peru!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*