Radikales: Del lado correcto de la historia

Claudia Cisneros

Después de la caída de Fujimori y la herencia política de Keiko, un grupo de ciudadanos no dejamos de denunciar en todos los tonos que ella era más de lo mismo. Nos llamaron radicales, nos estigmatizaron llamándonos comunistas y hasta terroristas. Ahora, mucha de esos que nos llamaba odiadores, y otros que nos miraban como el hijo loco de la familia, han podido constatar la raigambre del fujimorismo corrupto, delincuencial, decadente, obstruccionista y de espaldas a la marcha del país.

La radicalización nunca fue ideológica sino moral y de consciencia cívico-política. Las amenazas e insultos jamás nos detuvieron. Tampoco quedarnos sin trabajo o accesos porque siempre supimos que estábamos del lado correcto de la historia. Así como la lucha antigua y frontal contra la colonización del fujimorismo fue estar en el lado correcto de la historia, lo es la lucha frontal contra el machismo en el Perú y que hoy siento que transita un proceso similar. A las mujeres que muestran su indignación frente a discursos machistas disfrazados de pseudointelectualidad y falsa crítica se les comienza a estigmatizar y tratar como radicales, exactamente como en su momento a quienes nos calificaban de ‘antifujimoristas’ e irracionales, con el añadido hoy de la narrativa de la mujer histérica del machismo de décadas pasadas.

Hoy se etiqueta de ‘feminista radical’ a quienes luchan por justicia social y por un cambio cultural que muestra la resistencia abierta de quienes se benefician de los privilegios de la hegemonía masculina. Pero el estigma también está siendo desplegado a media voz por supuestos aliadxs que pierden de vista que:

a) ninguna revolución ni cambio de paradigma en el mundo se ha logrado sin trasgresiones;

b) tampoco se logra solo con trasgresiones pues acompañan la lucha vertientes de distintas intensidades y formas, una de ellas, la divulgación masiva de los conceptos e ideas que fundamentan la lucha y el cambio;

c) todas esa líneas de acción deben existir, son necesarias y justas. Quienes han pasado por una experiencia reveladora del predominio y abuso masculino tienen todo el derecho a estar indignadas y a expresar esa indignación;

d) el enemigo no es la forma en la que los diversos tipos de feminismo se expresan, tampoco son los hombres sino el machismo de algunos hombres, de muchos hombres y muchas mujeres; e) con los abanderados del machismo que confunden a la gente con pseudoargumentos –que son solo ofensas como las proferidas por Hurtado contra Gaby Wiener o Rocío Silva Santisteban– no se debate porque los derechos y valores de justicia social no se debaten, se defienden y promueven; pero sí es útil recoger esas falacias para poner en evidencia su anacronismo, su falsa apertura al debate y porque es una constatación de por qué la lucha requiere más de todxs nosotrxs.

Son muchxs los que piensan en secreto así y están confundidxs. Es una época difícil para todxs porque este es un cambio estructural de gran escala, profundidad y extensión en nuestra civilización. Son siglos de predominio, de hábitos, de sujeción sedimentados y darles pelea es –en toda sus vertientes– estar del lado correcto de la historia.

https://larepublica.pe/politica/1489045-claudia-cisneros-radikales-lado-correcto-historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*