Mensaje a Keiko Fujimori

César Hildebrandt

Señora:

Pier Figari, su asesor, ha comparado a Martín Vizcarra con Nicolás Maduro. Daniel Salaverry, su mantenido en el Congreso, ha dicho que le parece estar viviendo en Venezuela.

¿Estos son los heraldos negros de lo que se viene, señora? ¿Van a tumbarse a Vizcarra diciendo que es un dictador?

¿Un dictador como lo fue su padre? ¿Un personaje oscuro como lo fue el señor Montesinos, que declaró formal­mente que a usted le entregaba mensual­mente diez mil dólares, salidos de las bolsas negras, para su manutención en los Estados Unidos?

Cada persona, por más insignificante que sea, aporta un estilo. El suyo, señora, no es el de la ira constructiva, como quie­ren hacerle creer. El suyo es el de la trai­ción. Traicionó usted a su madre, cuando ella más la necesitaba; traicionó usted, estrictamente por conveniencia electo­ral, a su padre, a quien todo le debía, des­de el apellido hasta la fortuna oculta de la que algo sabe Joaquín Ramírez; trai­cionó usted a su hermano, que tanto hizo por reconstruir el partido y que cayó en las redes por usted tendidas. Sólo fue fiel usted, señora, a los tíos corruptos que se asilaron en Japón, como lo quiso su pa­dre cuando buscó ser senador de aquel imperio.

Sería avaro de mi parte no reconocer­le a usted las virtudes que muchos tam­bién le encomian. Es usted inteligente, astuta, tenaz y disciplinada. El proble­ma, señora, es que su inteligencia la ha empleado para construir la farsa de un fujimorismo renovado, cuando bien sa­bemos que el fujimorismo -albertista ayer, hoy y siempre- no podría renun­ciar a su vocación totalitaria sin perder su esencia. Respecto de su astucia, Har­vard, señora, fue el mejor escenario para ese talento; ¿recuerda usted cuán liberal parecía en aquella universidad, qué ma­quillaje mutante la cubrió, cómo fue que hasta su voz fue modulada por la conciliación aparente y el arrepentimiento veraz? ¡Eso es astucia! Y es usted tenaz en el error, señora, sin siquiera esfor­zarse. Está convencida de que el Perú le debe la presidencia y que sólo las malas artes impidieron su éxito. Esa es una percepción narcisista, señora. El Perú no le debe nada. Su deuda con el Perú, como primera dama y beneficiaría de la dictadura, primero, y como pretendien­te a la sucesión de esta dinastía familiar grotesca, después, resulta, en cambio, incuantíficable (por ahora). Y en rela­ción a su amor por la disciplina, no es la suya la disciplina de quien vive metódi­camente para cumplir una tarea y llegar a un objetivo que haga del mundo algo mejor. Concibe usted la disciplina, seño­ra, como el orden inapelable, la sujeción humillante, el salivar pavloviano de sus creaturas. Por eso está usted rodeada de dos clases de personas: aquellos cuya es­tupidez notoria los hace obedecerla sin dudas ni murmuraciones y aquellos cuyo prontuario, entre político y policial, los obliga a la anuencia para seguir siendo protegidos por el blindaje del partido.

Usted, en suma, no es líder, señora. El liderazgo, aun el errático, se basa en un programa, en una inspiración, en un cierto sueño de país. ¿Cuál es el suyo, señora, aparte de aquel que consiste en concebir un país rendido a sus pies, te­meroso de sus furias, temblando ante sus arrebatos?

Defiende usted al fiscal Pedro Chávarry. No me extraña. Ha defendido usted siempre lo indefendi­ble con tal de que sea útil a sus intereses y a los de su organi­zación. Y Chávarry es perfecto para que usted no sea investi­gada de verdad por los cócteles truchos, los aportes negros y el lavado de dinero de sus dos campa­ñas millonarias. El mismo poder judicial podrido que su padre armó toga por toga y crimen tras crimen es el que usted quie­re mantener, señora, no pensando en el país, por supuesto, sino previendo las penas que magistrados independientes podrían darle a usted y a sus escondidos (por ahora) benefactores.

Trama usted, señora, un golpe de estado. Resulta que Vizcarra no era el mayordomo asustadizo que le dijeron. Y por eso usted y Salaverry hablan de citas supuestamente incriminatorias ocurri­das cuando la caída de Kuczynski esta­ba preparándose y cuando ya habíamos cambiado de mandatario. ¿Cuál fue el punto central de esos diálogos que hoy se revelan como si fueran el nuevo testa­mento? Pues los detalles de la transición, la posibilidad de que hubiera una crisis constitucional por la renuncia de los dos vicepresidentes, la alternativa no deseada de adelantar las elecciones. ¿Conversar sobre eso era un crimen? Claro que no. Chantajistas con escuela, los fujimoristas quieren arrinconar al Ejecutivo contándole a la gente que el presidente actual se reunió con la que es, para nuestra desgracia, la primera fuerza del Congreso en un momento de amenazante inestabilidad. Y no olvidemos que el secretismo de esos encuentros fue un acuerdo lamentable de ambo protagonistas.

Si Vizcarra mereció una censura pública señora, es por haber confiado en usted, que es indigna de cualquier confianza. Y es por haber confiado en gente como Salaverry el lodoso empresario que llegó a sus filas cuando su partido original estaba en ruinas. Ya no hablemos de haber confiado en Chlimper, el agroexportador que, como ministro, hizo una ley para favorecer la agroexportación de modo escandaloso y perpetuo. ¿Quién querrá sentarse con usted hoy, señora? Quizá hasta Joaquín Ramírez sienta temor.

Sueña usted con imitar a su padre y habla desde la televisión tratando de duplicar, esta vez sí filialmente, algunos énfasis, algunos subrayados, alguna respiración. Pero su padre, a pesar de ser el más corrupto de los presidentes de nuestra historia y el más grande foco infeccioso de nuestras instituciones republicanas, tuvo dos méritos innegables: atajó el proceso de destrucción de la economía empezado con Alan García y capturó a la cúpula del terrorismo ¿Qué reconocimiento puede usted exigir si como jefa de la oposición ha convertido al Congreso en una pandilla que sabotea leyes regulatorias, encubre a Alar García en el caso Lava Jato y se alía de modo sistemático con el poder del diñero? ¿Qué méritos quiere que le reconozcamos si en su agenda política sólo figura su nombre y en su lista de prioridades el primer y único punto es queusted ocupe en su tercer intento, la presidencia de república? ¿Qué quiere que digamos de alguien que desde el Congreso, que el pueblo le confió, quiere dinamitar el jue­go democrático porque el señor Vizcarra ha demostrado tener algo de iniciativa y una pizca de carácter?

Usted llega tarde a la historia. El país en escombros que éramos en 1990 ya no existe. Sus recetas, hijas del ultraderechismo mandón y varicoso, ya no funcionan. Su chusquedad mental ya no seduce. Su hipocresía ya no cala. Ahora necesitaríamos a alguien que entienda de un modo más sofisticado la naturale­za de nuestros problemas, insertos en un panorama mundial confuso e inflamable.

Por último, señora, comprenda que el descenso abismal de su popularidad no es parte de un complot de la prensa. Ni sus derrotas ni sus fugas de capital elec­toral son obra de los periodistas. No nos sobreestime, señora. No somos tan im­portantes. No somos ni siquiera impor­tantes. Lo que pasa es que usted ha cum­plido dolorosamente uno de sus mayores sueños: ha llegado a ser temible. Y la gente común ve el éxodo de los venezola­nos y se imagina un Perú dominado por sus rabietas, señora, sus complejos de inferioridad, señora, su sed insaciable de variadas venganzas, señora, y se asusta. Ese es su verdadero problema, estimada. Produce usted un pánico popular.

Fuente: HILDEBRANDT EN SUS TRECE N° 410, 31/08/2018

http://www.hildebrandtensustrece.com/

https://www.facebook.com/semanariohildebrandtensustrece

29 comentarios sobre “Mensaje a Keiko Fujimori

  • el 2 septiembre, 2018 a las 11:47 am
    Permalink

    Siempre claro, transparente, didáctico e inteligente Sr Hildebrandt.
    No estos de acuerdo cuando la califica de astuta, mafiosa sí.
    Atte, CHC:.

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 12:20 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con lo que afirma Hildebrandt. Lástima que no está en la televisión para que desenmascare a la señora K, y la gente que aún la sigue está desinformada o no conoce las intenciones malévolas de la señora K.

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 12:25 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con lo que afirma el señor Hildebrandt. Lástima que no está en la televisión para que desenmascare a la señora K, y la gente que aún la sigue se quite la venda de sus ojos y deje de creer en esta falsa líder, pues creo que sus seguidores están desinformados o no conocen las intenciones malévolas de la señora K.

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 3:11 pm
    Permalink

    Hildebrandt
    Simplemente eres el mejor periodista del país ,un grande significativo para el periodismo brillante
    Simplemente Brillante 👏

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 3:46 pm
    Permalink

    Señor Hildebrandt, su voz y opinión, son siempre muy acertados y estimulantes en estos tiempos aciagos, cuando todos los peruanos y medios debemos hacer un solo frente ante las agresiones de gente codiciosa y sin escrúpulos, que lastiman al país, en afán de querer satisfacer su egoísta beneficio.

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 5:07 pm
    Permalink

    Muy cierto y verdadero Sr.Cesar Hildebrant Ud. Si qué es un verdadero Patriota a carta cabal

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2018 a las 10:45 pm
    Permalink

    Cualquiera a favor del fujimorismo se deberá morder la lengua o lavarse bien la boca antes de refutar lo dicho por Hildebrant basandose en críticas a su profesionalismo, conocimiento y/o ética moral.

    Keiko y fujitroles rcsm’s hdp’s !

    Respuesta
  • el 3 septiembre, 2018 a las 12:16 am
    Permalink

    de acuerdo totalmente con la opinión de cesar hildebrandt si hubieran mas personas preparadas para hacer frente a esta crisis política seriamos un paìs mejor y con respecto a que fujimori acabo con el terrorismo no estoy de acuerdo ya lo hizo u grupo especial de nuestra policía el solo se llevo en titulo porque fue en su gobierno y soña k pues esta cayendo sola por sus propias acciones no demuestra que nuestro paìs crezca ya que no le conviene no tendri a quien someter bajo sus ideas solo puedo decir que una persona con educación y preparada que ama a su paìs no se vende por tan poco

    Respuesta
  • el 3 septiembre, 2018 a las 1:15 am
    Permalink

    Académico y preciso comentario de uno de los periodistas más lúcidos y probos del periodismo nacional y latinoamericano. Pero, mientras haya en el Perú pobreza y extrema pobreza y una educación paupérrima y calidad de vida paleolítica, partidos funestos como el fujimorismo tendrán cabida en incautos que creen que el futuro está a la vuelta de la esquina a cambio de una migaja. Gracias César Hildebrandt por ilustrarnos con tus opiniones en tu prestigiosa Revista.

    Respuesta
  • el 4 septiembre, 2018 a las 11:12 am
    Permalink

    Periodista César Hildebrandt eres lo máximo, dices en forma precisa sobre la Sra. “K” y su partido. Ojala nuestra gente del pueblo, mejor decir del campo entiendan , llegue a ellos este comentario , sino siempre serán engañado por esta señora, ellos incautos por baja educación que tienen son presa fácil de ser engañados por su partido de la Sra. Keiko.

    Respuesta
  • el 4 septiembre, 2018 a las 1:53 pm
    Permalink

    Mas claro imposible. Desearía estar seguro que Vizcarra leerá este artículo.

    Respuesta
  • el 5 septiembre, 2018 a las 7:56 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con el SEÑOR CESAR HILDEBRANT el mejor Periodista del Perú, la señora Keiko si es que se le pueda llamar señora a una escoria, es como el cáncer que hay que extirparla de raíz.

    Respuesta
  • el 5 septiembre, 2018 a las 11:10 pm
    Permalink

    por favor invoco al pueblo peruano a que esta señora K sea expulsada del país se le embargue sus propiedades porque nada es de ella que no le crean y que es una cínica y que no entiende que nadie la desea en el Perú SR HILDEBRANDT UD. es lo máximo y dice la verdad hombres como ud, periodista honesto y de trayectoria Dios lo bendiga por tan tremenda ilustración y que la gente de escsos recursos económicos se vendan y dejen convencer por un kilo de arroz hay que pensar en el futuo de nuestros hijos, nietos en este hermoso país.

    Respuesta
  • el 10 octubre, 2018 a las 8:43 am
    Permalink

    Todos sabíamos de esto, así es que de que color es el Cavallo negro de Ben Hur. Tremenda esta lista para darle moco un ego.

    Respuesta
  • el 12 octubre, 2018 a las 9:11 am
    Permalink

    Siempre es un placer leer a un hombre que analiza tan bien la política!
    Gracias César!

    Respuesta
  • el 12 octubre, 2018 a las 6:10 pm
    Permalink

    Tu s comentarios son ciertos eres el unico periodista que le has dicho sus verdades a esta heredera del dictador Fujimori que dejo nuestras instituciones destruidas y por ello nuestro pais al bifdd del colapso, ahora ls hija del dictador quiere hacernis creer que su grupo de mafiisos y ell son los que pueden sacar a nuestro pais adelante, mentira por Ud. Señora K es la que esta dividiendo y arruinando al pais, pues le decimos que no lo pefmitiremos por que tenemos periodista honestos como el Sr.Cesar Hildebrandt que la desenmascaran.
    Gracias por decirles sus verdades a la Sra. K.

    Respuesta
  • el 12 octubre, 2018 a las 9:43 pm
    Permalink

    Eres el mejor periodista del Perú, dices las cosas como son; gracias a Dios tenemos periodistas probos ……ojala que todo lo que esta pasando nos lleve a reflexionar, a no votar jamas por extranjeros …….me pregunto que pasaría si esta mujer llamada señora k llegaría a ser presidente, viviríamos con temor, sin opiniones, de seguro que su mafia nos aniquilaría, tipo Venezuela y eso jamás vamos a consentir la población peruana….pensemos en el futuro de nuestros hijos y nietos.
    Gracias Cesar Hildebrandt por ser un buen periodista.

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2018 a las 6:31 am
    Permalink

    Una ilustración exacta de la altísima peligrosidad que significa la Sra. K para la política de nuestro pais y el orden democrático. En su manotazo de ahogado pretende tumbarse el referéndum porque ella y sus esbirros saben perfectamente que los resultados de la consulta popular sepultarán definitivamente no solo a su desaparecido partido político, si no también toda posibilidad de continuar jugándole sucio al país mal maniobrando y obstaculizando el progreso de nuestro sufrido pueblo peruano. Bien dicho Sr. Hildebrandt, totalmente de acuerdo.

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2018 a las 8:38 am
    Permalink

    Toda esta información calza exactamente en la señora K, quien no tiene reparos para intentar prevalecer su liderazgo y pretender la pesidencia de nuestro País, con un bancada rendido a sus pies y rindiendo le pleitesía, con jueces corruptos para cubrir todo su haber ilícito, esperemos que el Sr. Vizcarra continúe con la energía y liderazgo que ha logrado para no amedrentarse y sacar adelante a nuestro pais realmente lo necesitamos y gracias Sr. César Hildebrand, es totalmente cierto toda la información, usted debería estar en TV para que todos lo escuchemos, periodistas como usted necesita el Pais

    Respuesta
  • el 13 octubre, 2018 a las 9:36 am
    Permalink

    César, no me sorprende tu nota sobre la señora Keiko, estoy acostumbrado semana a semana a leer el arte de Cervantes en tu semanario, preciso como una cirujía, percibo ese amor y pasión por nuestro país en cada oración, cada párrafo, se que no lo harás, porque lo tuyo no es la política, pero sería un reto personal verte en palacio, dime, Que tenemos que hacer los peruanos para convencerte?

    Respuesta
  • el 14 octubre, 2018 a las 7:10 am
    Permalink

    Exacto perfil de la Sra. K

    Respuesta
  • el 14 octubre, 2018 a las 9:37 am
    Permalink

    ESTO MUESTRA QUE PARA DECIR LA VERDAD, NO ES NECESARIO INSULTAR NI SER VULGAR.
    PARA LLAMAR A CADA COSA POR SU NOMBRE, NO HAY NECESIDAD DE OFENDER.
    EL CASTELLANO TIENE LA PALABRA PRECISA PARA TODO, HASTA PARA DESCRIBIR A KEIKO, TAN COMPLEJA.
    QUIEN MEJOR QUE HILDEBRANT PARA PONER EN LETRAS LO QUE MUCHOS PERCIBIMOS Y SENTIMOS RESPECTO DE ESTA PERSONA.

    Respuesta
  • el 15 octubre, 2018 a las 11:15 am
    Permalink

    Don César es usted el Gonfalonero de todos aquellos peruanos que ansiamos tener un mejor Perú, libre de las lacras que han invadido hasta sus raíces la sociedad en las que nos ha tocado vivir. En nuestro Código Penal debió contemplarse la sanción del Ushanan Jampi, con ésta obtendríamos que la doña se trasladara a la tierra de sus ancestros donde sus tíos deben estar reservando los millones que diligentemente exportaron.

    Respuesta
  • el 15 octubre, 2018 a las 11:56 am
    Permalink

    Don César es usted el Gonfalonero de todos aquellos peruanos que ansiamos tener un mejor Perú, libre de las lacras que han invadido hasta sus raíces la sociedad en las que nos ha tocado vivir. En nuestro Código Penal debió contemplarse la sanción del Ushanan Jampi, con ésta obtendríamos que la doña se trasladara a la tierra de sus ancestros donde sus tíos deben estar reservando los millones que diligentemente exportaron.

    Respuesta
  • el 15 octubre, 2018 a las 2:15 pm
    Permalink

    La vetdad es verdad, y que opina de la prensa peruana, ya que no hay verdaderos comentaristas, les ponen guiones de lo que deben decir, cuando vuelve a los canales para escuchar verdad

    Respuesta
  • el 15 octubre, 2018 a las 10:25 pm
    Permalink

    Felicito su comentario Sr Hildrebant tan especifico y realista todos los peruanos estamos cansados de este congreso y para el colmo con mayoría fujimorista que tanto daño le hacen al país, como deseamos que usted este en TV para que todos lo escuchemos, periodistas como usted necesita el País

    Respuesta
  • el 17 octubre, 2018 a las 7:29 am
    Permalink

    Acabo de jubilarme, he corrido de la nostalgia que me provoca estar vendiendo mi casa y la pena de ver a mi hija partir con el último tesoro que tenía cerca, mi nieta de tres años. No hay forma de dejar de lado estos sentimientos que hieren tan dentro de uno y lo inexplicable es que cuando se refieren a las condiciones en que vive mi país, el dolor que una persona, como yo siente a los 70 años, se entremezclan y la verdad no se cual es mas grande. Sigue analizando nuestros problemas como el patriota que eres, ojalá el diagnóstico que arroje ello, nos dé la medicina que necesitamos. Aunque ya sabemos cuál es la pena para los traidores a la patria

    Respuesta
  • el 17 octubre, 2018 a las 9:47 am
    Permalink

    Una buena descripción de la sra. K, ojalá que muchas personas lean está reflexión.

    Respuesta
  • el 2 noviembre, 2018 a las 8:48 pm
    Permalink

    Muy bien dicho y que pena que Ud. Ya no esté en la T. V.; pero aún así habría gente que se opondria a lo que Ud. Manifestará y esos serían los fujimoristas, son como la hierva mala, nunca mueren, que hacer con esa lacra y seguidores que todavía a siguen con los ojos vendados.
    Que lástima que da nuestro Perú, estamos igual o peor que los chamos.
    Habrá alguien que pueda sacarnos de este fango?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*