“El pueblo debe decidir la Asamblea Constituyente”

Nelson Manrique      (Entrevista Yásser Gómez Carbajal)

Al parecer el contexto político actual es el punto de quiebre para más cambios cuando están casi en escombros el fujimorismo y el Apra, que han sido el brazo político del modelo económico neoliberal. Muchos avizoran que el referéndum ha abierto una puerta para entrar a un proceso paulatino, hacia el objetivo de una Asamblea Constituyente por un nuevo pacto social. Al respecto, Diario UNO entrevistó al historiador Nelson Manrique.

—¿Cuánto de hartazgo hay en los resultados del referéndum?

—Lo primero ha sido el escándalo del comportamiento de las bancadas fujimorista y aprista, y no solo de lo que han hecho, sino de lo que siguen haciendo, porque es increíble su inconsciencia porque en plena crisis continúan blindando a corruptos, dando leyes con nombre propio como el bloqueo a un impuesto a los casinos. Es decir, siguen cometiendo las tropelías de siempre.Eso es lo que ha llevado a que la gente vote masivamente por la no reelección de parlamentarios.

Sin embargo, la misma noche del referéndum, aparecieron en la televisión los congresistas Juan Sheput de PPK y García Belaúnde de Acción Popular, buscando desesperadamente alguna sacada de vuelta para poder reelegirse. Entonces, no se ve ningún propósito de enmienda del Parlamento, y lo que era simplemente indignación frente a las tropelías cometidas, termina convirtiéndose en una convicción, que con esta clase política no hay nada que hacer. Y por eso, se requiere una renovación radical de la política en el país.

—También la gente expresa un descontento con el modelo económico neoliberal…

—La vinculación del descontento con el modelo económico es evidente y no solo es un fenómeno peruano, el diseño general de la asociación nacida entre un Estado corrupto; inversionistas que medran de la corrupción estatal que hacen en asociación con empresas nacionales corruptas.

Por un lado, desviar recursos daña económicamente a la nación, pero por otro lado es un espaldarazo a la descomposición de las instituciones. Es decir, los mismos abogados corruptos que fallan a favor de las grandes empresas, que admiten la incorporación de adendas continuas con cambios, son los mismos que terminan asociándose con grupos mafiosos como “Los Cuellos Blancos del Puerto”, dedicados al narcotráfico, al lavado de activos, y la frontera entre lo legal e ilegal se hace cada vez más porosa. Y el resultado es el cuadro general de descomposición que tenemos en el país.

—¿Los resultados del referéndum pueden ser aprovechados por las grandes empresas para defender sus intereses?

—El presidente Vizcarra ha sido muy claro en términos de que este es un primer paso del conjunto de medidas que se tiene que tomar para las reformas. El punto ciego del Gobierno está en la simpatía que tienen con el modelo económico neoliberal el presidente Vizcarra, el premier César Villanueva y el equipo que entró al Ejecutivo con el expresidente Kuczynski.

Y no deja de ser sintomático que el premier Villanueva, apenas producido el triunfo en el referéndum, comenzó con la prédica en pro de la reducción de las vacaciones de los trabajadores.

Pero la reacción ciudadana los obligó a reflexionar y a dejarlo al debate del Consejo Nacional del Trabajo. Lo que quiero decir es que se va a necesitar de una fuerte presión popular para evitar que el capital político logrado con las reformas políticas se convierta en un arma contra los trabajadores; que el Gobierno crea que el triunfo del referéndum es un cheque en blanco para ir contra los derechos de los trabajadores.

—Esta propuesta de recorte de derechos laborales como parte de la Política Nacional de Competitividad y Productividad promovida por el Ministerio de Economía es un guiño del empresariado para que el presidente Vizcarra no se vaya por otro camino…

—Eso es entender la política económica del Estado como si fuese la política a favor de los empresarios. Porque el principal problema del Gobierno no es de competitividad sino de recesión económica, de reducción permanente del empleo. Y la solución para esto, no es quitar los derechos a los trabajadores sino invertir, incrementar la inversión pública para aumentar el empleo, es decir medidas antirecesivas. Eso sí es pensar en la población, en la mayoría.

Pero si la idea es que el Gobierno existe para defender los intereses de los empresarios, hay que reducir los derechos de los trabajadores, hay que eliminar cualquier forma de estabilidad laboral. Ese es el programa económico que se ha seguido en estas décadas con la promesa que iba a mejorar la situación de la población. Y llegó el momento en que se produce el cansancio de que no haya esa mejora y el saldo es comprobar que no hay una distribución de la riqueza que se genera con la mano de obra de los trabajadores.

—¿Estamos en un contexto político favorable a una Asamblea Constituyente?

—Se está trabajando bien, hay una creciente conciencia de la población pero tiene que trabajarse más para que haya una comprensión de que las soluciones parciales no pueden solucionar los temas de fondo; no se pueden hacer reformas en temas sociales y económicos que están consagrados en la Constitución. Ahora una cosa es que uno tenga claro que es así y otra que el conjunto del país sepa que es necesario lo que se tiene que hacer.

La última votación del referéndum ha sido un golpe también para los sectores de izquierda que pretendían dictar medidas que estaban más allá del horizonte del pueblo peruano en este momento. El voto en blanco, el voto viciado, hay que ir a la Constituyente.

El referéndum es un paso adelante para ir a la Asamblea Constituyente, pero es un arduo trabajo de esclarecimiento, de concientización para que sea el conjunto de la población, la que presione porque se llegue a la Constituyente. A partir de que solo eso puede producir cambios de fondo y se trata de escribir un nuevo pacto social. Y eso solo va a ser exitoso en la medida de que sea una demanda del grueso de la población peruana, y no un pedido de vanguardias iluminadas que creen que pueden imponer una particular mirada más allá de la población.

http://diariouno.pe/el-pueblo-debe-decidir-la-asamblea-constituyente/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*