Crisis alimentaria y pequeña propiedad


Imágenes integradas 1
Paco Muguiro Ibarra S.J.

Se está empezando a hablar mucho de la crisis alimentaria. Es una vergüenza que en el siglo XXI haya todavía casi mil millones de personas que se acuestan todos los días con hambre. Una de cada siete personas  que pisa este mundo. En el siglo que más alimentos se producen de toda la historia de la humanidad. Dicen que el problema no es económico sino político, porque se afirma que con el 1% de lo que le han dado a los bancos se hubiera solucionado el problema del hambre en el mundo. Pero que cuando se pide plata para que los grandes bancos no cierren y caiga el sistema económico en el que estamos metidos, hay miles de millones y a veces billones, pero cuando se pide para solucionar el hambre en el mundo no hay.los necesarios Problema de voluntad política. Porque la economía está para resolver los problemas a nivel económico, y al servicio de la política que está para servir  al bien común.

¿Y a qué se debe esta irracionalidad? Se lo deberíamos preguntar a todos los presidentes del mundo y entre ellos al nuestro, Ollanta Humala. Porque en nuestro querido Perú hay todavía más del 20% de pobreza y un i 15% de pobreza extrema y sin embargo tenemos de reservas 61.000 millones de soles  No se trata de salir a la calle y empezar a repartir estas reservas entre los que pasan hambre, pero tampoco se trata de poner  la solución en los programas sociales, como Juntos o Pensión 65. Son necesarios y tendríamos que apoyarlos más, para que no fueran a parar a donde no deben, pero sobre todo para que dejaran de ser tan asistenciales y algunas veces  manejados con criterios político-partidarios. Parte de esos millones deberían servir para apoyar la pequeña agricultura, que nos dan el 65% de los alimentos que consumimos.

Esta crisis de los alimentos está causada por  dos cosas: el cambio climático que ha generado una sequía tremenda en los EEUU, y en Brasil unas lluvias descontroladas, y a la cantidad  de tierras que se están  dedicando a producir materia prima para el etanol, que sustituiría al petróleo. Estos dos factores han hecho que los alimentos de primera necesidad escaseen y que el trigo haya subido el 23% y el maíz el 19%, lo que hará subir también las carnes de los animales que se nutren con maíz, como es el pollo.

Otro fenómeno tenemos que anotar, y es la cantidad de tierras que están acaparando las grandes empresas a nivel mundial. Se dice que éstas han comprado en los países pobres tierras equivalentes a 8 veces lo que es Inglaterra (Campaña CRECE Oxfam) y nosotros en el Perú también lo estamos viviendo, cuando vemos que la empresa Gloria ya tiene 60.000 Has sumando las 15.000 que adquirió en Olmos, y que los grupos Oviedo y Romero andan cerca de las 35.000Has cada uno. Es curioso que el proyecto de ley que estudiaría la posibilidad de poner límite a la propiedad de las tierras, ha quedado en nada. Algunos grupos querían limitarla, pero otros decían que era irse contra el libre  mercado, que es una especie de dios al que hay que adorar, a pesar de la crisis económica creada principalmente por este libre mercado y la falta de control de los gobiernos.

Debe ser política del Estado, en primer lugar, proteger la alimentación de sus ciudadanos ,apoyando a esos pequeños propietarios de los que sacamos el 65% de los alimentos, que consumimos, pero con verdadera voluntad política, y por otro lado animar a los miles de campesinos, que mapeando su chacra dejen espacio para la siembra de alimentos. Si se trata del café, arroz, algodón, cacao etc. que guarde espacio para sus frejoles, su yuca, su maíz y otros. Vaya a ser, que en esta crisis, siendo campesinos que cultivan la tierra se queden con hambre, y dejemos a los demás peruanos/as a merced de  los precios del libre mercado internacional.

Jaén, 22 de Octubre del 2012


Agradecemos a Paco Muguiro S.J. por compartir con nuestros lectores sus interesantes reflexiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*