Sobre la pobreza


​​Carlos Monge

La publicación del Instituto Nacional de Estadística e Informática de nueva data sobre la pobreza en el Perú está generando debate. Mis propios aportes a este debate.

Para comenzar, siempre es bueno ver que la pobreza y la desigualdad se reducen. Somos un país extremadamente desigual al interior de la región más desigual del mundo. Superar esa pobreza y esa desigualdad de manera estructural y de manera económica y ambientalmente sostenible es el reto de nuestros tiempos.

Por ejemplo, se busca crear el mito que el Perú es caso único y que debemos esta peculiaridad a nuestro modelo económico. Esto no es cierto. De acuerdo a la CEPAL países como Argentina y Bolivia han visto bajar su pobreza en porcentajes algo menores pero muy parecidos a los nuestros, con modelos económicos de mucha mayor presencia empresarial y regulatoria del Estado en sus economías.

Luego, el expresidente Alan García quiere convencernos que la pobreza cayó más en su gobierno por mérito de su política económica. Pero, de nuevo, la CEPAL nos dice que en toda la región está bajando el ritmo de la caída de la pobreza porque todos estamos sintiendo los impactos de la caída de la demanda y precios de nuestros productos de exportación por la desaceleración del crecimiento chino y la economía mundial en general. De hecho, ocurre que Humala ha mantenido y hasta profundizado las políticas favorables a la inversión privada heredadas de García, Toledo y Fujimori y la razón de su menor éxito antipobreza es la misma que en el resto de América Latina: las economías primario exportadores sufrimos con la volatilidad de la demanda internacional. Sucede que Alan García habla por los lobbys mineros y petroleros que quieren sostener su tasa de ganancia relajando controles ambientales y de otro tipo, y se quejan de que Humala no hace lo suficiente en este terreno.

La data del INEI por departamentos también nos ayuda a cuestionar cuentos sobre la minería. De hecho, del 2012 al 2013 la pobreza cayó más en una región que está en camino de ser minera, pero aún no lo es, como Apurímac. Y después viene Huánuco que tampoco es minera ni petrolera. Mientras que entre las regiones en las que la pobreza ha crecido destaca Pasco, que es muy minera. Y también está Tacna, también muy minera.

Finalmente, la pregunta de fondo es cuan estructural y cuan sostenible es esta caída de la pobreza tan dependiente del boom exportador de minerales y petróleo. ¿Qué pasa si China frena? ¿Cuál es el costo de degradar biodiversidad y recursos naturales y de alimentar el calentamiento global para sostener este crecimiento?

http://laprimeraperu.pe/columna/sobre-la-pobreza/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*