El indulto express

La República

Se han empezado a confirmar las versiones que indican que el Gobierno negoció con Kenji y Alberto Fujimori los votos para impedir la vacancia del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Los datos publicados por este diario y por otros medios indican que esta negociación ha corrido paralela a la defensa pública de PPK y que mientras el discurso oficialista nos aseguraba la vigencia de los valores democráticos y constitucionales, de modo oculto se gestionaba la entrega de una prebenda política.

Esta contradicción entre lo que se dice y se hace, un vicio que vulnera la ética republicana, debe ser puesta sobre la mesa. Las instituciones y sectores de la comunidad que defienden la legalidad democrática y los DDHH, donde este diario se ubica resueltamente, no pueden ser indiferentes ante las evidencias que aparecen y se agrupan en la dirección de un acuerdo bajo la mesa.

En el Estado de derecho, así como las formas deben ser parte del contenido, los medios deben guardar coherencia con los fines. De esa perspectiva, es totalmente equívoca la tesis esgrimida en las últimas horas respecto a que la defensa del presidente Kuczynski, cuyo cargo iba a caer arrollado bajo la arremetida autoritaria de Fuerza Popular, justifica la concesión de una gracia presidencial a Alberto Fujimori, una especie de canje entre inmunidad e impunidad.

Según los datos publicados por este diario, el 15 de diciembre se presentó un pedido de conmutación de pena a favor de Fujimori por el congresista disidente de Fuerza Popular Guillermo Bocángel. El problema es que la operación se inició días antes, con actos previos y preparatorios. En un extremo ilegal, la junta médica que ha opinado a favor del indulto de Fujimori la integra Juan Postigo Díaz, médico de cabecera del reo de Diroes desde 1997 y que ya adelantó opinión a favor del indulto el año 2012. En esa ocasión, Fujimori exigió que su médico integrara dicha junta, lo que fue rechazado por la Comisión de Gracias Presidenciales para garantizar la objetividad e imparcialidad de la diligencia médica. En la operación cruzada entre los ministerios de Justicia y Salud jugó un papel destacado Luis Martín Champin, ex marino relacionado con el director general de las Redes Integradas de Salud Lima Este. Hoy sabemos que el propio Alberto Fujimori ha presentado su pedido de indulto y que el expediente está en manos de la Comisión de Gracias Presidenciales. De ahí a Palacio hay una distancia muy corta.

En pleno debate de la vacancia, la premier Aráoz relativizó la posibilidad de la concesión de un indulto express. No obstante, las evidencias indican una operación en toda la línea con la participación de por lo menos dos ministerios. Esta operación no tendría nada en especial si no fuese porque su objetivo es ilegal. En su reciente visita a Lima, en octubre pasado, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha recordado sobre el probable indulto a Fujimori que ha sido sentenciado “por muy serias violaciones a los DDHH”, delitos que constituyen crímenes contra la humanidad, es decir, crímenes que son del interés de la comunidad internacional en su conjunto, y sobre los cuales las leyes peruanas y la jurisprudencia internacional señalan parámetros a los que no se ajusta la libertad del ex presidente.

http://larepublica.pe/politica/1161807-el-indulto-express

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*