Tiempos violentos

Claudia Cisneros

Estamos dando la pelea, pero seguirán los tiempos difíciles. En este momento varios protagonistas de poder político están en una situación de vulnerabilidad y se juegan su libertad o encierro. Keiko, PPK y Alan con Odebrecht y el interrogatorio ad portas de Barata; Keiko tiembla por las pesquisas de la Fiscalía del probo José Domingo Pérez; Alberto Fujimori con el mamarracho mal hecho del indulto y la gracia presidencial que lo retornarán a prisión. Tiempos difíciles porque cada uno de estos actores detenta un determinado poder que utiliza con las peores intenciones y las mayores de sus habilidades para revertir los peligros en su contra. Ninguno está quieto, todos en crisis mueven sus fichas tras bastidores de un tablero que se llama Perú y que sufre las consecuencias de sus malas artes. En el tablero formal, el del poder institucional del gobierno de cara a la población, las cosas están igual o peor. El presidente está a merced de cómo se resuelve la pugna de poder entre los 3 Fujimori: Alberto, Keiko y Kenji, quienes fieles a su apellido están dispuestos a comerse entre ellos por no perder su cuota de poder (Keiko), por incrementarlo (Kenji), o por recuperarlo (Alberto). Kuczynski no es el “viejito buenagente” ni mucho menos el “viejito tontón” víctima del fujimorismo. Esa imagen es solo instrumental dadas sus sórdidas circunstancias; pegarla de víctima de su asepsia “política” es solo una coartada que su cara y risa de bufón ayudan a posicionar, pero lo cierto es que Kuczynski es un depredador más de la política peruana. Ha mentido con premeditación y alevosía a la gente a la que le debe respeto y a la que le debe su poder temporal; ha puesto en riesgo la legitimidad de su cargo petardeando la confianza mínima que cualquier ciudadano debe tener en quien dirige la nación; ha subvertido la ley, el Estado de Derecho y contravenido una condena judicial subvirtiendo la Justicia con un indulto ilegal. Kuczynski es pues un depredador que postuló pensando que pasaría a las páginas de la Historia peruana como un octogenario experto en economía, que daría impulso al Perú mientras se llenaba sus bolsillos lobbistas. Lo que no calculó es que su esencia de comerciante con años de experiencia en adular y aliarse con el propio diablo si hay que hacer negocios, se estrellaría con una avaricia igual o peor, la de una Keiko Fujimori peleando con uñas y dientes su última chance de representar la hedionda herencia de su padre antes de que este salga y le arrebate el intento para dárselo a su hermano, otro angurriento de poder con camuflaje de caricatura.

Así las cosas, Kuczynski solo pasará a la historia como un mentiroso, inútil fiasco para el Perú, alguien que quiso seguir haciendo negocios despedazando al país. Mientras tanto, a nosotros nos queda seguir marchando con fuerza, resistir e insistir hasta agrietar el pacto de impunidad en el que todos estos depredadores coinciden. El Perú no se merece a estos salvajes en el poder que siembran violencia. Nos vemos en las calles el 27 de enero.

http://larepublica.pe/politica/1170668-tiempos-violentos

Un comentario sobre “Tiempos violentos

  • el 17 enero, 2018 a las 7:04 am
    Permalink

    ALTO A RECONCILIACION DE IMPUNIDAD Y RECONCILIACION DE RATAS DE HAMELIN
    LAS RATAS DE HAMELIN
    Ahora son las ratas las que tocan la flauta buscando ahogar al pueblo para quedar en la impunidad.
    Las ratas siempre han existido, y actualmente aparecen con diversos disfraces, de cuy, de corderos, de políticos defensores del pueblo y no resultan más que ratas disfrazadas de hombres/mujeres que ocupan diversos cargos de poder público o privado, donde podemos ver a los “club de empresarios” recientemente descubiertos al servicio de la corrupción.
    La corrupción es lo que está reñido con la honradez, la ética. Su expresión más saltante es la “COIMA” el soborno, es decir recibir dinero mal habido a cambio de influencias para beneficio de empresarios, de autoridades políticas, etc. Tenemos que acabar con este mal sistémico; con esta democracia que agrede al pueblo.
    Permítaseme señalar enfáticamente que son precisamente estas autoridades y empresarios quienes siendo los patrones de la corrupción, los que aplican las políticas laborales contra los trabajadores honrados, a los que estos despiden, maltratan y les otorgan sueldos y pensiones miserables.
    ALERTAS CONTRA LA IMPUNIDAD
    ¡RECONCILIACION!
    PPK, ALAN GARCIA Y LA DINASTIA KEIKO KENJY FUJIMORI: Son los que actualmente concentran todo el poder del estado.
    Han preparado todo los elementos para quedar IMPUNES ANTE LA CORRUPCION. Están aplicando todos los tejes y manejes para que las declaraciones, la documentación, las prueban se echen en saco roto.

    Ni duda cabe que emplearan todos los artificios y artimañas para confundir al pueblo con el manejo de los medios y la represión.

    RECHACEMOS A LAS RATAS FLAUTISTAS
    Debemos organizarnos para que nuestros dirigentes ocupen un lugar al lado de la lucha del pueblo. Hay que impedir que la división haga mella en nuestra lucha, que debe ser UNITARIA y que podamos imponer al calor de la movilización activa una DIRECCION UNITARIA.

    UN SOLO PLAN DE ACCION. UN SOLO PROGRAMA CONSENSUADO:
    Acciones unitarias y en las calles: ¡Logremos una sola DIRECCION DE LUCHA!
    ¡Acabar con la corrupción y la impunidad!
    ¡Que se vayan todos! Nuevo parlamento con Elecciones limpias y directas, y electos con votación real y no como hoy que con el 25% se obtiene mayoría absoluta. O elección congresal, también en 2da.vuelta
    ¡Cárcel a los corruptos!
    ¡Mejora inmediata de sueldos y pensiones, con canasta familiar, atención inmediata a reconstrucciones y programas de salud, educación, agua, etc.!
    L, 14/01/18, 03,40 am. lb. TCR.
    Nota. He modificado brevemente, al final, el tema plan de acción y programa, para mejor lectura. L, 16,01,18 lb.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*