Perú: Un discurso no hace verano

Humberto Campodónico

Se está discutiendo en el Congreso el discurso del Premier Walter Martos y parece que obtiene la confianza. Se ha centrado en la lucha contra la pandemia. Estamos en el peor momento: los fallecidos aumentan día a día y los informes dicen que el factor de contagio (el R) es superior a 1 en todas las regiones. Hay que pararlo ya.

Martos dijo que las medidas estrictas de la cuarentena generalizada sirvieron para ganar tiempo para controlar la enfermedad. Este reconocimiento, que la derecha económica niega, es clave. También dijo que la estrategia no puede ser solo económica, sino social, apuntando al alivio de los más vulnerables: “el crecimiento económico nunca más debe darse de espaldas al pueblo, por el contrario, debe traducirse en oportunidades y progreso para todos”.

Muy importante, porque la derecha económica nos quiere hacer creer que todo iba de maravillas (Jaguar de América) “hasta que llegó el virus y la cuarentena de Vizcarra”. O sea, todo bien con el modelo económico. ¿De quién es la culpa? Del Estado, así, en general. No reconocen que desde 1990 solo modernizaron las “islas de excelencia” que les interesan (Indecopi, Sunat, reguladoras, BCR y Sunat). El resto: educación, salud, transporte se potenciaría con el libre mercado. Ah, ya.

Dijo el Premier: “si no contenemos la enfermedad será difícil avanzar con la reactivación de la economía”. Ese es el orden de las prioridades. Y ha señalado medidas para impulsar la inversión pública, programas de empleo masivo y la inversión privada. También habló de encadenamientos productivos y clústeres regionales. Bien.

Un componente central acá es el bono universal, que es un derecho (no una limosna) de los desempleados e informales que han perdido sus ingresos. Por eso, todos los gobiernos compensan esa pérdida, ya sea con seguro de desempleo (EE. UU. y Europa) o con bonos universales, por ejemplo, en Argentina, Chile (ver cuadro) y Colombia. Además, tienen un componente reactivador inmediato de la economía.

En Argentina ya se han entregado tres bonos de US$ 143 y van por el cuarto; además, está en evaluación la renta básica universal. En Chile ya se entregaron cuatro bonos de US$ 500 para una familia de 4 personas y se acaba de aprobar un nuevo bono especial para la clase media de US$ 630, habiéndose ya inscrito un millón de personas. En Colombia, el Ingreso Solidario va hasta julio del 2021.

En el Perú solo ha habido un bono. Inaudito. Pero eso debiera cambiar pues el Premier ha ratificado el ya anunciado (por Vizcarra) segundo bono universal de S/ 760 para 8.5 millones de familias, lo que da S/ 6,400 millones (el 0.78 % del PBI). Agrega que ya no habrá los problemas del primer bono (van 5 meses sin que termine su entrega), pues ahora existe el Registro Nacional de Hogares, además de alternativas como depósitos en cuenta de ahorros y la banca celular con el apoyo de la banca pública y privada para evitar aglomeraciones.

Pero es muy poco: 1,520 soles para 10 meses (de marzo a diciembre) equivale a 5 soles diarios para una familia de 4 personas. ¿Se imaginan? Con razón la gente salió a la calle para no morir. ¿Por qué el Perú no trata a sus ciudadanos como lo hacen Argentina, Chile y Colombia? ¿Los peruanos son de segunda categoría?

Para vivir y reactivar hagamos como nuestros vecinos: tres o más bonos. ¿No teníamos la mejor “macro” de la región? Pues sí, plata hay. Dice el BCR (1), que ha apoyado el segundo bono desde hace meses, que los activos financieros del Tesoro ascienden a 14.8% del PBI. ¿Aló, MEF?

Ya habrá tiempo de analizar las medidas anti COVID y la reactivación, a los partidos en el Congreso (¿censuran a los ministros?) y el Pacto Perú. Un discurso no hace verano pero sí estamos mejor que hace una semana.

1.  Ver bcrp, reporte de inflación 2020, página 86 https://www.bcrp.Gob.pe/docs/ publicaciones/reporte-inflacion/2020/junio/ reporte-de-inflacion-junio-2020.pdf

https://larepublica.pe/opinion/2020/08/12/bonos-un-discurso-no-hace-verano-por-humberto-campodonico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*