¿Hemos entrado ya a una nueva era?

Humberto Campodónico

La invasión rusa a Ucrania redefine los principales ejes de la geopolítica global, en medio de una lucha por la hegemonía y una crisis de cambio climático. Las metas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero al 2050 (que no se están cumpliendo), ahora incluso ya están siendo cuestionadas pues EE. UU. (y otros países), han prohibido las importaciones de hidrocarburos de Rusia para “castigarla”, lo que da lugar a un enorme aumento de precios y, también, a la necesidad de nuevas fuentes de producción.

Esto contradice la meta de emisiones cero al 2050 de la COP de París, que plantea avanzar a la transición energética con recursos no contaminantes (solar, eólica, autos eléctricos). Sucede que las petroleras están invocando la “seguridad en el abastecimiento” para aumentar la inversión y la producción de hidrocarburos, como lo acaba de decir, en CeraWeeks en Houston, Darren Woods de Exxon Mobil (Financial Times, 7/3/2022)).

En esa misma línea, EE. UU. mandó el lunes una misión a Caracas para retomar las relaciones rotas en el 2019 y comprarle crudo. Todo fue “muy cordial”, Maduro dixit. ¿Será? Venezuela, que hace diez años producía 2.7 millones de barriles diarios (mmbd), en el 2020 apenas llegó al millón. Un aumento de un (1) mmbd equivaldría a un ingreso anual adicional de US$ 44,000 millones, a US$ 120/barril. Obvio que la “realpolitik” USA ya hundió al “presidente” Guaidó.

EE. UU. ha decretado otras sanciones a Rusia, entre ellas quitarle el SWIFT para las transacciones bancarias y financieras y castigar a unas docenas de allegados al régimen. Dice Thomas Piketty que estas medidas castigan, sobre todo, al pueblo ruso. Propone un registro financiero internacional (que “lleve la cuenta de quién posee qué en los distintos países”) de las personas que tengan más de € 10 millones en activos inmobiliarios y financieros, unas 20,000 personas (el 0,02% de la población rusa adulta).

Dice Piketty que el miedo a la transparencia es una de las contradicciones principales: “se exagera el enfrentamiento entre ‘democracias’ y ‘autocracias’, olvidando que los occidentales comparten con Rusia y China una ideología hipercapitalista desenfrenada y un sistema jurídico, fiscal y político cada vez más favorable a las grandes fortunas. En Europa y EEUU se hace todo lo posible por distinguir a los útiles y meritorios ‘empresarios’ occidentales de los dañinos y parasitarios ‘oligarcas’ rusos, chinos, indios o africanos. Pero la verdad es que tienen mucho en común” (1). Ajá.

Hay muchas cosas más, pero hay que ir a lo esencial. Dice Noam Chomsky: “El hecho crucial más incontestable es que la invasión rusa a Ucrania es un crimen de guerra mayor, junto a la invasión de EE. UU. a Irak y la de Hitler-Stalin a Polonia en 1939, para solo dar dos ejemplos. Siempre tiene sentido buscar explicaciones, pero no hay justificación ni atenuantes” (2). De acuerdo.

Dicho esto, Chomsky repasa en detalle todas las veces que EE. UU. prometió a Rusia no incluir a Ucrania en la OTAN. Destaca el exembajador de EE. UU. en Rusia Jack Matlock: “Como la principal demanda de Putin era la garantía de que la OTAN no aceptará más miembros, en particular Ucrania o Georgia, obviamente la crisis actual no se habría producido si no se hubiera expandido la OTAN al final de la guerra fría o si esta se hubiera dado en armonía con una estructura de seguridad en Europa que incluyera a Rusia”. Pero Bush, Obama, Trump y Biden insistieron “ya que hay intereses imperiales plausibles” (ídem).

Se trata de la lucha de EE. UU. por mantener la hegemonía mundial en el siglo XXI, que hoy toma la forma de “democracia vs. autoritarismo”. Rusia es solo el primer palitroque. La pelea de fondo, como se sabe, es con China. Por eso, sería clave una política de no alineamiento con las potencias, lo que no significa la neutralidad. El conflicto de resolverse, ya, ahora, por la vía pacífica, respetando el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas (3). Mientras, la lucha por salvar al planeta del cambio climático va perdiendo batallas.

¿Hemos entrado ya a una nueva era?

1) Sancionar a los oligarcas, no al pueblo, EL PAÍS, 6/3/2022. https://bit.ly/3tEpGpP

2) Chomsky, Noam, No hay ganadores, 1/3/2022. https://bit.ly/37mjXO5

3) Humberto Campodónico, Discurso racional puesto de lado, 28/2/2022. https://bit.ly/3Csk2LB

https://larepublica.pe/opinion/2022/03/09/hemos-entrado-ya-a-una-nueva-era-por-humberto-campodonico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*