Reforma descentralista y re-centralización neoliberal

Manuel Dammert Ego Aguirre

Los Gobiernos Regionales y Municipales, se van a renovar en las elecciones de este año, tienen importantes experiencias e iniciativas, en un país cuyos territorios y vínculos sociales se afirman en un país unitario pero descentralizado. Es necesario relanzar el proceso descentralista, evaluar la reforma y corregir los errores.

Pero la reforma descentralista atraviesa actualmente una crisis. Se ha re-centralizado el manejo económico-fiscal en el MEF, que ha pasado a imponer su control absoluto en el aparato estatal, al punto de ser el gobierno efectivo, a su vez supeditado al poder económico privado.

Al mismo tiempo, se han debilitado y deformado los órganos de control constitucional (Contraloría y Fiscalía).Se amplía el “modelo” de gestión regional-local mafioso, construido entre Montesinos y Kouri en el Callao, y que tienen sus expresiones actuales en Ancash, en Tumbes y otras localidades.

Abusada, desde El Comercio, clama por la re-centralización, y formula una propuesta para disolver el nivel regional, reducir el municipal a pequeñas obras locales, y recentralizar todas las funciones en el MEF, que ya está supeditado a grandes corporaciones privadas que buscan privatizar los territorios.

Entre los años 1980 al 92, se avanzó la reforma, pero fue revertida con el golpe fujimorista del 92, que hipercentralizó el Estado. La caída de la dictadura el 2000 y la recuperación democrática, tuvo una de sus conquistas básicas en la reforma descentralista, que buscó afirmar los gobiernos regionales y municipales. Pero, lamentablemente, no se cambiaron las condiciones centralistas de la economía y su manejo neoliberal desde el Estado y los grupos económicos de poder.

El segundo Gobierno de García, el 2006 inicio la re-centralización, haciendo del MEF el pivote del manejo del Estado, reconcentrando los sistemas de la administración. Al mismo tiempo, acentuó la crisis de los órganos de control constitucional (Contraloría y Fiscalía).

En el Congreso, evadiendo este debate, la actual reforma constitucional que formula se reduce a cambiar el nombre de Presidente a Gobernador Regional, y si bien se anula la reelección inmediata se le amplía poderes con el mandato a cinco años impidiendo que pueda ser revocado por la ciudadanía.

El MEF, por su parte, anuncia una inconstitucional recentralización vía una “superintendencia” del MEF que maneje centralistamente los recursos de los gobiernos regionales y municipales.

La Recentralización bloqueará el desarrollo nacional que requiere más bien potenciar los territorios, recursos y poblaciones. La Agenda del Relanzamiento es la que debe retomarse. Lo veremos la próxima semana
.

http://laprimeraperu.pe/columna/reforma-descentralista-y-re-centralizacion-neoliberal/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*