Gesto de dignidad

César Hildebrandt

Hay suicidios que si son gestos de honor y dignidad. El de José Ma­nuel Balmaceda, presidente de Chile elegido en 1886, es uno de ellos.

La guerra civil chilena de 1891 fue desatada por las fuerzas conservadoras que dominaban el Congreso. La vieja oligarquía y la Iglesia de siempre habían declarado una guerra de exterminio político a los liberales balmacedistas y desde el Parlamento y la poderosa prensa tradicio­nal desataron su furia saboteando cada paso que daba el presidente Esa hostilidad llegó a negar la aprobación del presupuesto presentado por el Ejecutivo para el año l891. Balmaceda entonces, cayó en la provocación y prorrogó el presupuesto del año anterior.

Fue entonces que la Armada chilena se sublevó. El presidente ordenó el cierre del Congreso. El ejército se mantuvo leal a Balmaceda y una de sus torpederas hundió al blindado “Blanco Encalada” el 24 de abril de 1891 en el puerto de Caldera, lo que no puso en peligro la superioridad naval abso­luta de la conspiración conservadora. Balmaceda esperaba la llegada de dos cruceros y un acorazado que Chile acababa de construir en astilleros fran­ceses. Jamás llegarían. Los agentes del movimien­to golpista en el exterior se encargarían de ello, mientras que personajes como Agustín Edwards compraba armas modernas para enfrentar al ejér­cito dirigido por el general Orozimbo Barbosa, las fuerzas terrestres de los sublevados conservado­res se incrementaron considerablemente cuando, al mando del oficial alemán Emilio Komer, reclu­taron a miles de voluntarios en el norte salitrero, donde la plutocracia que dominaba las tierras recién conquistadas a Perú y Bolivia se sumó al mo­vimiento insurreccional. Tarapacá y Antofagasta fueron la sede del movimiento insurgente, que creó allí la llamada Junta de Iquique.

La guerra civil chilena fue sangrienta. Un cálcu­lo austero sitúa en 5,000 el número de víctimas. Las fuerzas balmacedistas perdieron toda espe­ranza después de las derrotas de Concón y Placílla.

Fue entonces (agosto de 1891) que el presidente Balmaceda delegó el poder en el general Manuel Baquedano, mandó a su familia a la legación es­tadounidense y se asiló en la de Argentina (29 de agosto). Las tropas congresistas entraron en Santiago y perpetraron desmanes y venganzas se­mejantes a los episodios que los limeños habían conocido y sufrido en carne propia en Tacna o Chorrillos.

El 19 de setiembre de 1891 a las 8 de la maña­na, Balmaceda, sabedor absoluto de lo que le espe­raba, se dio un tiro en la sien derecha. Antes había escrito varias cartas. Una de ellas la dirigió a sus hermanos. Es esta:

“Mis queridos hermanos:

Junto con la expiración constitucional del man­do que recibí en 1886, he debido contemplar la si­tuación que me rodea.

No puedo prolongar más tiempo el asilo que tan bondadosamente me han dado mis generosos amparadores, sin comprometerlos. Ya se habla del hogar en donde estoy, y puede llegar un momento en que mis enemigos lancen pobladas o partidas del Ejército revolucionario que hagan una trage­dia, con daño irreparable de los que me han servi­do con tan generosa y buena voluntad.

Podría evadirme, pero no me pondré jamás en peligro de ir al ridículo o a un fracaso que fuera el principio de vejámenes y humillaciones que no puedo consentir que lleguen hasta mi persona y el nombre de los míos.

Tomé la resolución de ponerme a disposición de la Junta, pero he desistido. Estos no respetan nada. Se burlarían de mi y me llenarían de inme­recidos oprobios.

Tengo, por fin, formado el convencimiento de que la implacable persecución emprendida contra todos los que me sirvieron y acompañaron, es en odio a mí y contra mí.

No pudiendo prestar a mis amigos y correligio­narios ningún servicio en este desquiciamiento ge­neral, sólo puedo ofrecerles el sacrificio de mi per­sona, que será lo único que atenúe las desgracias de los que sufren por mi, y que evite a mi familia que su nombre sea arrastrado, sin defensa ni am­paro, por la vía-crucis que preparan mis enemigos.

He escrito una carta a Vicuña y Bañados, que envío por conducto de Uriburú a Lillo, para que este la haga publicar inmediatamente. Es un do­cumento histórico que debe reproducirse íntegro en América y Europa, para que se comprenda mi situación y mi conducta. Háganla reproducir. Que no deje de publicarse.

Guardo absoluta reserva de la resolución que he adoptado, pero he dejado escritas algunas cartas indispensables.

Piensen que yo, que he ilustrado nuestro nom­bre, no puedo dejarlo arrastrar y envilecer por la canalla que nos persigue. Hay momentos en que el sacrificio es lo único que queda al honor del caba­llero. Lo arrostro con ánimo sereno.

Estoy cierto de que con él, los míos y ustedes tendrán situación más exenta de ultrajes y de su­frimientos, y que los amigos se encontraran me­nos perseguidos y humillados.

Velen por mis hijos y vivan unidos.

Después vendrá la justicia histórica.

Encargo a Julio Bañados que haga la historia de mi administración No descansen en esta tarea.

Digo a Emilia que dé todos los recursos que para esto se necesite.

La distancia de esta región a la otra es menos de lo que nos imaginamos.

Nos veremos de nuevo alguna vez y entonces sin los dolores y las amarguras que hoy nos en­vuelven y nos despedazan.

Cuiden y acompañen siempre a mi madre, y sean siempre amigos de los que fueron de noso­tros.

Suyo siempre

J. M. Balmaceda”.

Nadie había acusado al presidente de Chile por alguna presunta corrupción. Los sublevados lo llamaron dictador porque se enfrentó a un Con­greso que era la representación de la vieja, siútica, invencible oligarquía, la misma que ochentaidós años más tarde, auspiciarla el asalto a lo Moneda y obligaría también a Salvador Allende a extinguir su vida por mano propia.

Nadie acusó a Allende de haberse apropiado alguna vez de caudales públicos. Fue un gesto de honor no caer en manos del fascismo juntista que Nixon, Kissinger. “El Mercurio” y la Democracia Cristiana alentaron con desesperación.

Hay suicidios heroicos.

Ahora hay quienes quieren darnos lecciones de moralidad pública. La corrupción institucional que nos mina desde que nacimos como República pretende levantar una estatua imaginaria y crear una leyenda martirológica.

La corrupción no puede vengarse reclamando el desarme del Ministerio Público y la condescen­dencia del Poder Judicial. Quienes permitieron la destrucción del partido que fundó Haya de la To­rre no pueden decir ahora que el Perú tiene una deuda impagable con ellos v que los heroicos re­volucionarios de Trujillo han resucitado y gritan consignas en el local de la avenida Alfonso Ugarte.

Hay suicidios que obedecen a un imperativo de dignidad. Hay otros que son como una fuga. Eso, por supuesto, no disminuye la intensidad de la tragedia familiar ni debilita el respeto que esa tris­teza nos merece.

Fuente: HILDEBRANDT EN SUS TRECE N° 441, 19/04/2019 p.13

http://www.hildebrandtensustrece.com/

https://www.facebook.com/semanariohildebrandtensustrece

2 comentarios sobre “Gesto de dignidad

  • el 21 abril, 2019 a las 9:15 am
    Permalink

    Los comentarios sobre la dignidad de unos y otros, de unos contra otros o de uno en relación a los demás, continuarán un tiempo más.
    La soberbia, el orgullo, la pasión, el gozo o el temor, la desesperación; virtudes y defectos, serán otra y otra vez analizados, pero, no en función de lograr la toma de conciencia del que lee estos comentarios, sino de saberse dueño de la verdad.
    En lo particular , creo que se está muy lejos de “conocer” el misterio que encierra este fatídico acontecimiento.
    Al autor, mi modestísimo consejo, aflíjase estudiando los comentarios ajenos a sus simpatías políticas y ranciamente sociales y siga defendiendo la libertad del ciudadano de pensar y decir lo que ya tiene estructurado en su ya menos iluminado cerebro y al final sonría.
    Lo aprecio mucho Don Cesar.

    Respuesta
  • el 21 abril, 2019 a las 2:27 pm
    Permalink

    ALAN GARCÍA; una congruencia para traer a cuento la historia, la tragedia, el retrato de Dorian Grey y al hombre. Sobre García WikiLeaks hizo público que para el Departamento de Estado de los Estados Unidos “cara pública” del conglomerado de transnacionales (El estado profundo) Alan García constituía un EGO COLOSAL, era el rey, un Superman. “Tramoyas” del estado profundo con la finalidad de esconder la realidad neoliberal.
    Ahora se expande como humo la tramoya teatral del “importantísimo y misterioso” expediente X: ¡Alan vive¡, no murió, nace el culto al mito y al santo. Pronto las luminarias lucirán estampitas, milagros y Alan resucitado.
    Poniendo los pies en tierra real tenemos que por un lado, desde su primer gobierno, Alan García entregó recursos, presupuestos y exoneraciones en “tributo neoliberal” al capitalismo monopólico Global ofertando a cambio abundancia de inversión y desarrollo; y por otro lado tenemos que los grandes medios de comunicación imperial encubrieron esta voluntad económica del mayordomo de turno (Presidente; algo así como administrador de la globalidad corporativa) publicitaron ampliamente los delitos y corruptelas apristas, por cierto indiscutibles (como enriquecimiento ilícito por la venta de aviones Mirage, dólares MUC, de las reservas del Perú, del tren eléctrico, etc.)
    A continuación, El imperio económico facilitó la prescripción de los DELITOS, del denunciado y refugiado García, el 2001 haciendo oportuno uso fecal de la Corte Suprema nombrada por el nuevo intendente de turno Fujimori & Montesinos. Lavada la cara del sirviente García lo premiaron con una campaña exitosa para su segundo gobierno, cuyo desempeño fue igualmente neoliberal al servicio del dominio extranjero imperialista.
    Al mismo tiempo, tras este cortinaje de humo armado con los contenidos reales de “funcionarios corrompidos” se enmascara y encubre; la continuidad de la Guerra de Cuarta Generación desatada por las multinacionales neoliberales contra los pueblos y naciones del Perú; arrasando centros poblados, caseríos poblaciones y líderes anónimos portadores de la cultura, del arte, de la memoria agropecuaria, hídrica, social, comunitaria, gremial o política de las multitudes y hombres invisibilizados del ande, de la amazonia y de los pueblos jóvenes en el Perú.
    Fueron 75 mil (75,000) los peruanos que se llevaron hasta el olvido (la muerte) so pretexto de guerra contra el terrorismo. De entre ellos (de tanta vida, destinos y cultura eclipsada) únicamente se aluden los genocidios “de los penales”, los asesinatos de militares y militantes (Sendero luminoso, el MRTA, de la izquierda, del Sutep, de la CGTP, del empresariado, de autoridades, etc.).
    Se recuerda Tarata y el genocidio del Frontón, pero no se recuerda cientos de acciones genocidas arrasando pueblos enteros y multitud de niños; se recuerdan, con justicia, los caídos militares y militantes, pero no se recuerdan los miles de inocente pobladores, campesinos, mujeres, comerciantes y otros que siguen anónimos de nombre y de tumba.
    De este testimonio sobre la realidad deviene el epitafio a la despedida Alan García:
    Alan Nosotros lo recordamos. Como buen sirviente imperial sintió, inservible, su tiempo de esclavo; cobarde para afrontar su espacio ubicado entre los desechos de la corrupción de las grandes multinacionales; su genealogía de inútil cadáver, sin sentido, para el futuro. Se fue como vivió traicionando a su paso, toda idea y propósito, en favor del enemigo, offshore financiero sin nacionalidad, por unas migajas de oro que no le sirvieron ni para vivir. Fue un jurado enemigo de la patria, de los pueblos y naciones del Perú. Fue el mejor soporte de la constitución neoliberal de 1993.
    Al final de los días…La patronal financiera internacional lo abandonó como basura descartable, como a Odebrecht. La historia lo juzgó, lo sentenció y el ejecutó su propia sentencia de muerte.
    https://www.facebook.com/groups/1209807115855691/

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*