La Amazonia toca las puertas del mundo

Teresa Tovar Samanez

Es ya consenso inter­nacional que muchas pandemias como el COVID19 surgen de la alteración de los ecosiste­mas naturales y nos han están llevando a una crisis humani­taria. Pese a ello, en el Perú se impulsan megaproyectos que ocasionan un serio daño ambiental, como el de trans­portar y exportar concentra­dos de mineral a través de la bahía de Paracas, área natural protegida de reconocimiento mundial.

En este contexto, la Amazo­nía, fuertemente afectada por el COVID19, está haciendo una propuesta al mundo para salvar la integridad de los ecosiste­mas que sustentan la salud y la vida. Líderes y organizaciones indígenas, así como represen­tantes de 9 países amazónicos se reunieron en el encuentro panamazónico EL GRITO DE LA SELVA (17-18 de julio). No sólo presentaron una agenda de cambio, sino que ofrecieron su aporte en la construcción de una sociedad distinta.

Gregorio Díaz, dirigente de la COICA-Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, inauguró el encuentro señalando: “Nos une el dolor, la rebeldía. Hemos venido para encontrarnos en la búsqueda de un presente y un futuro común que es la vida”.

Más allá de la enfermedad y el luto por los hermanos muer­tos, la Amazonía propone al mundo otra manera de vivir, producir y convivir, terminan­do con un modelo económi­co fracasado pero dominante “donde sólo un grupo muy pequeño toma las decisiones”. Apuesta por la posibilidad real de “reinventarnos como hu­manidad”, rescatando el estilo de vida sobrio, solidario y en armonía con la naturaleza que aporta la sabiduría ancestral de los pueblos amazónicos.

Desde esta sabiduría, puesta de manifiesto también frente al COVID, las organizaciones indíge­nas plantean un sistema sanitario intercultural basado en la acción comunal y en el autocuidado; así como el fortalecimiento de la soberanía alimentaria desde las comunidades. Exigen al Estado cumplir con la provisión de los recursos necesarios para salud y alimentación, conseguir apoyo internacional y dar soporte a los promotores comunales que resisten la pandemia.

Parte de la agenda amazónica es frenar la depredación de la selva, ya que “sin Amazonía no existe futuro para la humanidad”. El serio daño ocasionado a la Ama­zonía agrava el calentamiento global y provoca la desaparición de los pueblos. Frente a ello pro­pone sembrar millones de árboles y “proteger al río como si fuera tu hijo”, así como desarrollar ener­gías limpias y renovables, agro ecologías y economías circulares, involucrando a las universidades. Un imperativo de la agenda es detener los proyectos depreda­dores, vía moratoria petrolera, prohibición de megaproyectos mineros, energéticos y de infra­estructura, cese de la producción de agro combustibles, cultivos de soya y palma aceitera, ganadería industrial y expansión de semillas transgénicas.

Otro fuerte reclamo de las or­ganizaciones indígenas es que el etnocidio no quede impune, impulsando las denuncias ya ini­ciadas ante la ONU la CIDH y ante las jurisdicciones nacionales. Se demanda remediación, justicia y reparación para los pueblos afectados por los derrames pe­troleros, la contaminación, la destrucción de sus fuentes de vida y la presencia de metales pesados en la sangre; así como sanción a los asesinos de los defensores indígenas.

Exigen que los Estados to­men medidas para proteger la Amazonía y los derechos de su población. Esto implica la ratificación del Acuerdo de Escazú (que promueve trans¬parencia, participación social y justicia ambiental), el respeto del derecho de los pueblos a decidir su futuro, y el emprendimiento de so­luciones a la crisis climática, distintas a las que propone el “capitalismo verde”.

Por último, el encuentro planteó la unidad: “Somos 9 países, pero no hay fronteras, los ríos nos unen”. Es una con­vergencia de pueblos indíge­nas a modo de minga colectiva donde “las comunidades del bosque, del campo y de las ciudades, se organizan para hacer frente a la devastación y al hambre y para hacer na­cer algo nuevo en medio del dolor, como si fuera un par­to”. En esta línea proponen autogobierno y gobiernos comunitarios para el mane­jo de la vida, la producción y la pandemia, con una fuerte dimensión cultural sustentada en la diversidad de saberes y en la ética del cuidado.

Sin duda los pueblos de la Amazonía tocan la puerta de todos, entre ellos la de la escuela y la educación. Es indis­pensable que los estudiantes conozcan lo que ocurre en la Amazonia y que enriquezcan sus aprendizajes con el diálogo de saberes. Es ya imposterga­ble colocar en primera línea la educación ambiental. Sólo así formaremos una generación nueva de personas que salven el mundo, sumándose al GRITO DE LA AMAZONIA.

https://diariouno.pe/columna/la-amazonia-toca-las-puertas-del-mundo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*